Home / A dónde vamos / Castillo de Chapultepec

Castillo de Chapultepec

castillo
“A lo Alto del Cerro del Chapulín”, el cerro que domina todo el valle de México, el altozano que ha sido parte de la historia a través de los tiempos en el magnífico bosque de Chapultepec. Un sagrado lugar en donde los aztecas encontraron manantiales y regalos de la naturaleza.

Sobre el cerro se localiza el legendario y mundialmente conocido Castillo de Chapultepec, que sirvió como residencia para ejércitos, presidentes, emperadores y personajes  que han dejado una permanente huella en la historia de nuestra patria.

Este sitio no ha gozado de reconocimiento siempre, cobró importancia a partir de la época precolombina. El cerro fue el lugar de descanso para los emperadores aztecas, quienes también lo consideraban un lugar divino, pues era una de las entradas al inframundo.

A finales del siglo XVIII, el Virrey Matías Gálvez comenzó a construir un enorme establecimiento justo en el punto más alto del cerro durante el periodo de la Independencia. El Castillo fue abandonado hasta 1833 cuando el establecimiento se transformó en Colegio Militar.

Durante la invasión estadounidense en 1847, el ejército americano bombardeó y pintó su bandera en las paredes como señal de victoria. Cuando esto sucedió, la leyenda cuenta que los famosos niños héroes defendieron con sus vidas el coloso inmueble e incluso, uno de ellos se tiró al precipicio cubierto con la bandera mexicana. Hoy en día son recordados con monumentos en la explanada al lado del Castillo.

Más adelante, en la década de 1860, el emperador Maximiliano de Habsburgo lo estableció como su residencia, remodeló el castillo completamente, contrató arquitectos europeos y mexicanos para hacer de éste un estilo neoclásico. Debido a que el palacio estaba muy apartado de la ciudad, Maximiliano mandó a construir una avenida que llegara directamente de la ciudad al palacio. En  principio, dicha calle fue bautizada “Paseo de la Emperatriz” en honor a su esposa, posteriormente el bulevar fue renombrado como “Paseo de la Reforma”.

Con el pasar de los años, el Castillo fue la residencia de diferentes presidentes del país: Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez; hasta que en 1940 Lázaro Cárdenas lo donó a la nación para convertirlo en el Museo Nacional de Historia.

Hoy en día el Castillo de Chapultepec sigue siendo un museo y es visitado por miles de personas al año, siendo uno de los más visitados en toda la República. Sus 19 salas contienen muchos artículos que muestran la historia de México desde la conquista española. Hay objetos como armaduras medievales, espadas y cañones entre muchos otros, que colorean los relatos y llevan a la imaginación como si cada evento, estuviera sucediendo en vivo.

Nadie puede contar mejor su historia que las columnas y paredes que sostienen al místico, mágico y legendario Castillo de Chapultepec.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba