Home / A dónde vamos / Ciudades de piedra

Ciudades de piedra

madainDentro de los museos más cotizados del mundo, se encuentran salas dedicadas a antiguas ciudades que no fueron construidas bajo el proceso que todos conocemos. Y es que Tesoros como la Puerta de Ishtar, o esas grandes fachadas color terracota son sin duda fascinantes. En el año 1812 un explorador suizo descubrió una antigua ciudad esculpida en la base de una montaña de roca, esta era la ciudad de Petra, capital del antiguo reino nabateo.

Petra obtiene su nombre de una palabra griega que significa piedra. Y es que la ciudad no está construida con piedra, sino excavada dentro de una. Se encuentra ubicada en un antiguo enclave al cual se puede acceder por un corredor angosto, con el objetivo de dificultar el paso de los enemigos.

La ciudad fue fundada en el siglo VII a.c. por lo edomitas pero no prosperó sino hasta un siglo  después, cuando fue ocupada por los nabateos. Éstos aprovecharon la ubicación de la ciudad cerca de las rutas de comercio, convirtiéndola en un punto donde conseguir incienso, especias, marfil y seda para llevar a Egipto, Siria, Arabia y la zona del Mediterráneo.

En su época de oro Petra contaba con 40,000 habitantes, la seguridad de la ciudad y su abastecimiento de agua la hacían un oasis en la mitad del desierto al cual acudían caravanas provenientes de múltiples regiones. Esto también favoreció también a su desarrollo social y cultural, haciéndola crecer rápidamente.

Petra próspero y se convirtió en un importante centro de comercio, pero para el siglo VIII los patrocinios cambiaron con la apertura de las nuevas rutas marítimas, llevando el comercio a otros territorios. Para entonces las caravanas se volvían menos frecuentes dejando a la ciudad sin una fuente de ingresos.

Finalmente Petra fue abandonada y quedó en el olvido, hasta que fue redescubierta por Jean Louis Burckhardt, quien había escuchado rumores de una antigua fortaleza natural donde se encerraban unas ruinas extraordinarias. El arqueólogo, quien pretendía ser un peregrino, siguió las antiguas rutas de Damasco y Egipto, y en agosto de 1812 llegó a la ciudad perdida.

En 1828 se iniciaron las actividades arqueológicas para rescatar la ciudad y dos años después las puertas de Petra se abrieron al mundo. El 6 de diciembre de 1985 fue nombrada por la Unesco como Patrimonio Mundial, y el 7 de julio de 2007 fue nombrada una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Pero Petra no es la única ciudad de piedra en la que habitaron los nabateos. Al norte del territorio de Hejaz, hoy Arabia Saudita, se encontraba Hegra, también denominada  Mada’in Saleh, la segunda ciudad más grande superada únicamente por Petra. Su nombre significa Lugar de la Roca, y se encuentra a 500km hacia el sureste de Petra, sobre una planicie a la mitad del desierto cerca de las montañas Hijaz.

Mada’in Saleh se convirtió en la segunda capital del Imperio Nabateo y contaba con un plan de urbanización que la convirtió en una cuidad próspera y en constante crecimiento. Los nabateos también desarrollaron un sistema de pozos que llevaba agua hasta la cuidad, favoreciendo el surgimiento de un oasis que desarrollase la agricultura.

Al igual que Petra, Mada´in Saleh se convirtió rápidamente en un centro de comercio. Juntas ambas ciudades nabateas poseían la mayoría de las rutas y monopolizaron el comercio de incienso, mirra y especias, Petra desde las rutas terrestres y Mada’in Saleh las que llegaban del puerto del Mar Rojo. Con el cambio de rutas, ambas ciudades perdieron su posición privilegiada y cayeron en el olvido.

La segunda capital nabatea pasó a ser ocupada por el Imperio Romano hasta su declive. Después de los romanos, no se sabe con exactitud qué sucedió con la ciudad, pero se cree que sirvió como lugar de descanso para los peregrinos en su camino hacia La Meca.

En 2008, 23 años después de Petra, Hegra fue el primer lugar de Arabia Saudí en ser nombrada Patrimonio de la Humanidad.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba