Home / A dónde vamos / Japón, curiosa cultura sexual

Japón, curiosa cultura sexual

japo1

En Japón existe una creciente ola de personas que prefieren llevar a cabo un estilo de vida basado en la soltería, dejando atrás la búsqueda de pareja sentimental. Esta tendencia ha tenido un gran impacto en las bajísimas tasas de natalidad del país. Curiosamente, la industria del sexo es la segunda más grande de esa nación. La combinación de posturas tradicionales y el auge tecnológico, dan como resultado un extraño fenómeno que ha revolucionado la cultura sexual de Japón.

Clubes de fetiches

japo2

Conservadores, sí, pero Tokio es cuna de los más extraños y excéntricos fetiches a nivel mundial.

Muchas fantasías se pueden considerar comunes, como el “nyotaimori”, que consta de comer sushi del cuerpo de una mujer desnuda o el “bondage”, una práctica que raya entre lo sexual y lo artístico al utilizar ataduras en el cuerpo. Otras prácticas resultan un poco más extravagantes, como realizarse un examen dental por una mujer (totalmente vestida) mientras otros hombres observan (y sí, hay gente que paga por ello).

Existen otros clubes más subidos de tono, pero usualmente se mantienen dentro del marco legal para evitar el cierre y tener un flujo fijo de clientes.

¡Guerra de orgasmos!

japo3

Existe un programa de televisión con formato de reality show que muestra la competencia entre dos hombres, uno homosexual y otro heterosexual, que suele ser una estrella porno. En cada episodio el hombre homosexual tienen 40 minutos para poner en práctica sus “habilidades” y hacer que el heterosexual alcance el orgasmo.

Si por alguna razón no tienes una mejor idea para gastar 40 minutos de tu vida, puedes ver la competencia en el siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=wlGWOBpZObg

Barra libre de vibradores

japo4

En Shibuya, Tokio, existe un bar llamado “The Vibe Bar Wild One”, donde la temática es pagar 3000 yenes para poder “catar” alguno de los 300 vibradores que hay en el lugar. Esto claro, en compañía de un trago, no olvidemos que a fin de cuentas, se trata de un bar.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba