Home / A dónde vamos / Del Amazonas que arde en intereses

Del Amazonas que arde en intereses

El Amazonas, junto con el Congo, representan biológicamente los pulmones de la Tierra, correspondiendo al Amazonas el pulmón derecho. Por su parte, el fuego es naturalmente un empoderador de los bosques y selvas, al dejar sus cenizas éste nutre y regenera debido a la calidad de los minerales que deja a su paso.

Sin embargo, con 72, 843 incendios durante 2019 es claro que la tala indiscriminada y sobreexplotación, ocasiona que el fuego se expanda como un cáncer exterminador ocasionado por los que ayer fueran grandes aliados y que hoy se han convertido en enemigos de Brasil.

Mapa de los incendios registrados durante 2019

Para “enfrentar la urgencia” el G7 decide cambiar su agenda, los gobiernos juegan a disfrazarse de bomberos proclamando que “nuestra casa está en llamas”, así todas las luces se concentran sobre los estos gobiernos y los incendios dejando lo demás en la sombra.

Anualmente, las selvas tropicales pierden una superficie de entre 18mil km2 a 25mil km2. Como mencionábamos, la causa fundamental de los incendios es la explotación intensiva y destructiva de los recursos naturales, donde la explotación de maderas preciosas que se destinan a la exportación deja atrás tierras frágiles y abandonadas.

Así mismo, se daña gravemente el medio ambiente para la explotación de yacimientos amazónicos de oro, manganeso, hierro, petróleo y carbón, aunado a la construcción de inmensas hidroeléctricas para producción de energía que servirá a la actividad industrial. Todas las anteriores, son causa de la destrucción de la jungla.

Si bien la actividad industrial está a cargo de empresas brasileñas, los diversos mecanismos financieros y redes comerciales, pertenecen a las principales trasnacionales de las potencias miembros del G7, entre otros países.

Por ejemplo, la brasileña JBS con 35 plantas en el país para la producción de carne, sacrifica unas 80mil cabezas diariamente para enviarlas a EUA, Canadá y Australia. Los grupos financieros que la respaldan son los de siempre: JP Morgan, Barclays y grupos financieros de Volkswagen y Daimler.

Y pese a que los gobiernos del G7 critican al presidente Jair Bolsonaro, no dejan de ser los responsables de su ascenso al poder, garantizando de esta manera, que sus trasnacionales obtengan la libertad para la explotación del Amazonas.

La Amazonia arderá rápidamente con los intereses invertidos del poder hasta que no se les obligue a un alto.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba