Home / A dónde vamos / El Minotauro de Creta

El Minotauro de Creta

minos3

Cuenta la leyenda que Pasífae, esposa del gran Minos, rey de Creta, hijo de Zeus y de Europa, se enamoró de un toro blanco como la nieve, nacido de los océanos.

Motivada por Poseidón, inspiró en Pasífae una irrefrenable pasión que derivó en el nacimiento de Asterión, un Minotauro horrendo mitad hombre, mitad toro. Minos, encargó a Dédalo construir un laberinto para encerrar ahí a aquel monstruo que con el tiempo se había convertido en un peligro mortal.

Tras perder una campaña militar, los atenienses fueron obligados a enviar a Creta, cada nueve años, a siete jóvenes varones y siete doncellas a fin de ofrecerlos en sacrificio al Minotauro ya que éste, únicamente se alimentaba de carne humana.

Así, también llegó el turno de Teseo, hijo del rey de Atenas quien al llegar a Creta, se encontró con Ariadna. Ella, enamorándose de él, pidió consejo a Dédalo quien le regaló un ovillo de lino para que Teseo, pudiera encontrar el camino de regreso. Ariadna entregó el ovillo con la condición de que a su regreso, ella debía ser tomada como esposa. Acordado lo anterior, Teseo se adentró en el laberinto y encarando al Minotauro le mató para posteriormente salir y convertirse en rey de Atenas.

minos4

¿Mito o realidad?

Sucede pues que, un fenómeno extraordinario que no era griego ni romano, aparecía en 1900 ante los ojos de Sir Arthur Evans, un arqueólogo entusiasta quien por primera vez, descubría lo que posteriormente, se conocería como el Palacio de Cnossos o bien, palacio de Minos.

minos1

Este intrincado espacio cuenta con una extensión aproximada de dos hectáreas donde se abren paso más de mil salas comunicadas entre sí y una red de túneles subterráneos. ¿Podría tratarse del mítico Laberinto del Minotauro?

Estudiosos de la Universidad de Oxford piensan que sí… ¡Conócelo!

minos2

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba