Home / A dónde vamos / El Sótano o Agujero de las Golondrinas

El Sótano o Agujero de las Golondrinas

golondrinas

En uno de los bosques más lluviosos de San Luis Potosí, un equipo de ornitólogos encontró en 1966 un accidente orográfico mientras realizaban un estudio de las aves en fosas de la Huasteca Potosina.

Esta fosa es un refugio para las aves de la región que se esconden contra los depredadores. Pero esta fosa no es como cualquier otra – es el segundo agujero más grande de México y fue nombrado el “Agujero de las Golondrinas” por los indígenas de la zona, ya que miles y miles de aves salen del sótano al amanecer y se esconden en él al atardecer. Las aves que usan esta belleza natural como refugio no son necesariamente golondrinas, son también vencejos y cotorras que salen en espiral puntualmente todos los días.

Las dimensiones del agujero representan uno de los aspectos más impresionantes de él, pues mide casi medio kilómetro de profundidad y 60 metros de diámetro. El pozo es tan profundo que podría caber el Empire State con espacio de sobra.

El espectáculo es sublime; uno como turista puede asomarse aferrado a una cuerda para alcanzar a ver el fondo del agujero. Si llegas a tiempo a cualquiera de las dos horas de acción de las aves experimentarás una sensación de velocidad en la que se escuchan las aves volando, ya sea cuesta arriba o cuesta abajo. Es impresionante ver la capacidad instintiva de las aves para saber la hora exacta de regresar al refugio o salir de él.

Otra de las actividades que propone este agujero es más extrema, pues es un lugar idílico por sus medidas para hacer base jumping y aventarse al vacío con un paracaídas. Es una caída de 12 segundos a toda velocidad, y es lo más cercano a sentir la libertad de volar como las aves del Agujero de las Golondrinas.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba