Home / A dónde vamos / El gobierno por las mujeres

El gobierno por las mujeres

Hubo una vez en el que el gobierno mexicano pudo efectivamente defender a las mujeres. Sucedió durante el Porfiriato cuando existió una preocupación real por desarrollar la educación cívica, pues se pensaba que educación y civilización iban de la mano. En las ciudades, en particular para la clase media y alta, proliferaron discursos, manuales, consejos y lecturas que intentaban educar las conductas sociales. Se esperaba que así se lograría la construcción de una sociedad pacífica, ordenada y segura.

Sin embargo el proceso de asimilación de la urbanidad no llegó a todos los individuos, sobre todo en las zonas urbanas, donde generalmente los jóvenes escandalizaban con su conducta: empleaban palabras soeces; contaban chistes groseros; algunos, como los denominados “pollos”, vestían exóticamente, carecían de cortesía para las damas y por el contrario, “floreaban” y molestaban a las mujeres en la calle:

…En una Navidad, y frente a la Catedral, ante la santa indignación de los observadores, unos pollos se entretuvieron en pellizcar a las señoritas, otros en intentar besarlas, otros en medirles la cintura, y no faltaron algunos que les quitaron sus juguetes o sus pañuelos. En vista de esto, el Gobierno del Distrito Federal dispuso aumentar el número de policías en las calles principales. El remedio surtió efecto. A partir de 1905 las mujeres podían pasear con tranquilidad por los lugares céntricos..

¿Logrará el gobierno una nueva victoria en materia de civilidad?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba