Home / A dónde vamos / Hay Que Ir: Bar La Ópera

Hay Que Ir: Bar La Ópera

 

En los fines de semana de este mes, cuando la patria se nos antoja, muchas veces el hambre nos hace imaginar un delicioso platillo mexicano. Llega Noviembre cargado de pan de muerto, tamalitos y mole negro. Pero en esta ocasión, buscamos en los muros de un peculiar lugar, la historia de México, y encontramos el Bar La Ópera. Así que mientras se prepara el chamorro a la gallega, o la lengua veracruzana, sepamos del lugar donde nos sentamos.

Bien sabemos que al estar Don Porfirio Díaz como máximo mandatario del país, hubieron grandes avances es todas las áreas. No solamente nuestro país despuntó en el aspecto tecnológico y de modernidad; los ferrocarriles no se hicieron esperar y pronto se lograron adelantos importantes. Pero es destacado el gusto de Don Porfirio por las artes y en especial por el estilo afrancesado. De tal modo que estando él todavía en el poder, la Ciudad de México se inició en un proceso de reconstrucción y embellecimiento. Son frutos de ello el Palacio de Bellas Artes, el Ángel de la Independencia y por supuesto, el Bar La Ópera.

Ubicado en la mera esquina de San Juan de Letrán y Av. Juárez, La Ópera abre sus puertas en el año de 1876. Al principio, el local era una repostería pertenencia de hermanas francesas de apellido Boulangeot, que ofrecían dulces creaciones a una clase social alta. Pero pronto se convertiría en un centro de relaciones, mayormente de naturaleza política. En 1895, La Ópera se muda hacia la esquina de Filomeno Mata y 5 de Mayo, ya entonces  constituido como cantina.

La decoración que utilizó fue excelsa; con un estilo afrancesado, finos muebles y cuadros, espejos y cristales biselados. El techo está bañado en hoja de oro, y no hay espacio sin ser tallado. La peculiar barra fue encargada a Nuevo Orleans, y es única en el mundo, con finos gabinetes de madera de Nogal y forros de terciopelo.

La Ópera fue durante años el centro social y político por excelencia. Visitado por Don Porfirio en primer lugar, junto con su esposa Carmelita y políticos distinguidos de la época, ilustrados, caballeros y señoras de la clase social más selecta de la Ciudad. Tenía salones especiales, de acuerdo a los comensales, el más exclusivo no permitía la entrada a las señoras.

Tras unos años, con la llegada de la Revolución, la clientela cambió radicalmente. Tal como lo describían en aquellos tiempos, La Ópera se vio repleta de “sombrerudos, calzonudos” seguidores de Zapata, que llegaban a las grandes orbes inventando destrozos en nombre de la Revolución. Como era de esperarse, los señores y damas que acudían primeramente dejaron de frecuentar en lugar, a fin de protegerse.

Pero existe una historia predilecta por sobre todas; En una inoportuna y briosa llegada del General Francisco Villa, se le vio arribar montado en su caballo, abriendo impetuoso las puertas del local. Y una vez adentro, para demostrar su poder y respeto, disparó hacia el techo dejando, para la historia, un tiro bien pegado.

Al paso del tiempo, La Ópera volvió a ser algo similar a sus buenas épocas, y comenzaron a verse por ahí las caras de Don Miguel Alemán, Adolfo López Mateos, Emilio Portes Gil, y artistas como Octavio Paz, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis, Jacobo Zabludovsky, y presidentes en turno. También ha servido como escenario para producciones nacionales e internaciones.

No por nada, en 132 años cabe un puñado de historias, algunas anécdotas, y otras que se han convertido en tradiciones de este país. La Ópera ha visto pasar por sus puertas, durante más de un siglo, la historia de México; es testigo de los bigotes de Don Porfirio, pero también de la pobreza del país, de cómo se fue surgiendo la Revolución, de sus triunfos y fracasos, del intento de reconstruir un país balaceado y de cómo lo hemos ido logrando. Es tiempo de darnos una vuelta por los rincones que ahí de pie, han visto pasar nuestra historia y son parte de nuestra identidad.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba