Home / A dónde vamos / Hijos para después: Transición demográfica

Hijos para después: Transición demográfica

No es ningún secreto que la población humana está creciendo cada vez menos, incluso, es probable que a partir de un determinado momento, llegue a disminuir. Ese cambio en la fecundidad y reducción del tamaño de la descendencia, junto con sus consecuencias poblacionales se denomina transición demográfica. Lo anterior, impulsado por los procesos de modernización social, económica y cultural de las sociedades industriales.

Sin embargo, existe también una interesante relación en donde el descenso de la fecundidad se ve ligado al acceso de las mujeres a la educación y trabajos económica y socialmente valorados. Es decir, en cuanto mayor es el nivel de estudios alcanzados por una mujer, menor es la tendencia a tener un gran número de hijos.

Otra relación interesante se da respecto de las relaciones sociales que surgen entre mujeres preparadas a nivel superior y aquellas con bajo nivel educativo. Entre mayor es la relación o vinculación entre estos dos grupos, las últimas, de bajo nivel educativo tenderán a imitar el comportamiento reproductivo de las primeras, generalizándose de esa manera al conjunto del entorno social.

En principio, mujeres con alto nivel de formación académica, tienden a posponer la decisión de maternidad ya que, de esa manera pueden dedicar tiempo y esfuerzo al progreso profesional y así, alcanzar un estatus social elevado. Así, con el retraso de la maternidad se obtiene también un descenso en la fecundidad.

Debido a que normalmente en estas condiciones, las parejas suelen tener un nivel socio-económico más estable y elevado, son entonces imitadas por el resto de mujeres o parejas de su entorno. Imitar el comportamiento puede conllevar a dedicar un mayor número de años en formación académica o bien, buscar empleos socialmente deseables. En cualquiera de los casos, una de las consecuencias es la disminución en la fecundidad. Que también puede ser el caso que lo que imitan algunas mujeres son únicamente las decisiones reproductivas. Y en este sentido, se obtiene un fenómeno de transmisión cultural basados en la obtención de prestigio y conformidad.

Respecto del prestigio, tendemos a imitar el comportamiento de los individuos de mayor éxito; en tanto que, respecto de la conformidad, hacemos lo que hace la mayoría del grupo al que pertenecemos. Ambos comportamientos provocan una rápida transmisión de normas culturales que derivan en el descenso de la fecundidad y bajas tasas de natalidad.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba