Home / A dónde vamos / La cisterna basílica

La cisterna basílica

basilica

Por la preocupación y prevención de que algo sucediera con las aguas de la ciudad de Estambul, antes Constantinopla, en el año 532 a.C. el emperador Justiniano I ordenó a más de 7000 esclavos construir una cisterna subterránea para impedir que atacantes de guerra les quitaran la facilidad de acceso al agua. A esta cisterna le llamó Cisterna Basílica.

Por su ubicación estratégica, Estambul fue víctima de muchas guerras y varios terremotos. Y era común que durante los asedios, los enemigos envenenaran el agua o destruyeran acueductos, fue por eso que buscaron una manera de almacenar agua potable.

Es conocida también como “palacio hundido”, pues debajo de una entrada pequeña y de lo más simple se escondía de los enemigos este palacio subterráneo de 336 columnas divididas en 12 hileras y situadas a 4 metros unas de la otras recordándonos a un bosque de columnas.

Este deposito sí pudo haber funcionado, pues tiene un tamaño de 10.000 m2 y puede contener hasta 80.000 m3 de agua, cantidad que alcanzaba para abastecer a la ciudad en caso de cerco. Esta impresionante construcción se mantuvo en secreto mucho tiempo, ya que fue sellada en el siglo XV por los otomanos. Fue hasta el siglo XVI que personas encontraron en sus casas una salida de agua que llegaba incluso con peces. El investigador holandés P. Gyllus decidió encontrar el origen de estas salidas de agua y fue por eso que descubrió la cisterna después de ahondar en los relatos de las personas. Cuando regresó a su país, se dedicó a escribir sobre su estudio alrededor de este monumento en su libro de viajes.

Pero no fue hasta el siglo XIX que la restauraron, pues antes era usada como un mero almacén. Desde el año 1985 fue que realmente se dedicaron a limpiarla hasta dejarla lista para las visitas de los turistas. Y es que es un lugar para sorprenderse, sus múltiples columnas dan la ilusión de estar dentro de una catedral. En dos de las columnas, se encuentra la cabeza de medusas al revés como base.

Ciertamente un monumento histórico para mencionarse, pues ahora forma parte de los 10 lugares que tienes que conocer en la visita a Estambul.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

  • Rocío Gutiérrez

    Es increíble y majestuosa una de las construcciones mejor planeadas, digna de visitarle, no aleja mucho dentro de la historia.

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba