Home / A dónde vamos / San Juan de Ulúa

San Juan de Ulúa

uluaEn una pequeña isla frente al puerto de Veracruz se encuentra una antigua fortaleza edificada por los españoles durante la época de la conquista. Su nombre es San Juan de Ulúa, un edificio lleno de historias y leyendas, que ha sido testigo de los capítulos más importantes de la historia de México.

El islote sirvió como primer muelle para los barcos españoles que traían mercancías y viajeros a la recién fundada Villa Rica de la Vera Cruz. Sin embargo, en el año de 1535 se emprendió la construcción del fuerte y un sistema de baluartes y murallas que los protegerían de los ataques de piratas y enemigos que intentaran atacar el puerto y saquear los galeones españoles.

San Juan de Ulúa se convirtió en la fortaleza más importante; sus paredes, construidas con piedras de coral, protegieron a la recién fundada ciudad durante la Batalla de San Juan de Ulúa, entre la flota española y piratas corsarios ingleses.

Durante el siglo XIX, después de conseguir la independencia, la fortaleza y la isla donde estaba edificada continuaron bajo el dominio de los españoles, pero finalmente, en 1825, se vieron obligados a ceder el control, dentro de sus muros se defendería la soberanía de la nueva nación. También fue ocupada por los franceses durante la Guerra de los pasteles, y por las tropas americanas durante la Invasión Estadounidense.

Después de ser asediada por las tropas norteamericanas, la fortaleza se convirtió en una de las prisiones de alta seguridad más temidas. Dentro de sus celdas se alojaron personajes como Benito Juárez y Jesús Arriaga, conocido como Chucho el Roto, el único preso que logró escapar de la prisión en repetidas ocasiones.

Las celdas eran conocidas como tinajas; eran de tamaño pequeño y sus paredes absorbían el agua del mar haciéndola húmeda y fría. Además, surgieron muchas leyendas, rumores y misterios, como la de la Mulata de Córdoba, una mujer encarcelada por practicar la hechicería, quien supuestamente pintó en los muros de su celda un barco y subiéndose al navío, escapó.

En 1915 el Presidente Venustiano Carranza dictó decreto que la convirtió en Residencia Presidencial hasta 1984, cuando la fortaleza fue establecida finalmente como museo, que sigue atrayendo a miles de turistas que visitan el puerto cada año.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba