Home / Arte / El teatro Nô

El teatro Nô

teatrono

Con una tradición que se respalda en el Sintoísmo, Budismo, Confucionismo y Taoísmo, el teatro Nô es un drama lírico japonés que se estabilizó en el siglo XVII. Este estilo de teatro tiene atisbos de danzas populares, danzas rituales en templos, escritos budistas y poesía y mitología china y japonesa.

El teatro Nô continúa vigente, las características se mantienen igual que en su origen. Se presenta en un escenario cuadrado ligeramente elevado y rodeado por dos lados de público. Hay dos actores principales que se visten con mucha ropa y usan máscaras. En casi todas las escenas hay otros actores que tocan instrumentos y que se quedan muy estables sin hacer ninguna expresión con sus caras.

Entre las cinco piezas de las que comúnmente cuenta la obra, hay interludios cómicos.

La temática de las obras Nô casi siempre es solemne y trágica. Su lenguaje es arcaico, aristocrático y muy elaborado. Una obra de este tipo dura alrededor de 4 a 5 horas.

La lentitud del teatro Nô es característica de lo que intenta transmitir, la gracia austera de los actores y el uso distintivo de las máscaras representa mucho de lo que es la cultura japonesa. La contemplación de la belleza, la apreciación de la formalidad y los rasgos sutiles de movimientos que dicen mucho.

Es a través de los movimientos sutiles que ellos son capaces de transmitir emociones que llegan hasta el alma.

Muchos críticos y poetas describen este tipo de teatro como un ejemplo de poesía. Pues no importa tanto el significado de las palabras que dicen, ya que utilizan un japonés antiguo que ni los japoneses entienden fácil. Lo que se hace relevante es la experiencia de estar ante esa belleza visual y sutilezas corporales. Es un teatro que se recibe y percibe con el cuerpo, con las emociones de los que lo observan.

Hay también muchos textos poéticos que mencionan la experiencia de vivir este teatro y dicen que se siente como un viaje a un mundo antiguo.

Los actores que participan son alabados por el control tan magnifico que tienen en su cuerpo al moverse por el escenario.

Definitivamente, es una experiencia distinta del tipo de drama que conocemos, se necesita de una sensibilidad extrema para apreciar como se debe, este arte visual y experiencial.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba