Home / Arte / Elogio a la espiral

Elogio a la espiral

Dentro del imaginario humano, las espirales se han presentado de manera recurrente. Su belleza y estética hipnotizadora pueden ser los atributos responsables de que las encontremos como decoración e incluso en las intrincadas soluciones científicas.

La espiral es una metáfora del crecimiento, es también laberinto como espacio para perderse y encontrarse. Su forma tiene riqueza simbólica profunda.

Es un símbolo complejo pero sencillo a la vez, primigenio y ancestral. Es también una extrema simplificación del laberinto, de la serpiente o del círculo.

Puede presentar mil caminos posibles, el infinito en el espacio, la eternidad en el tiempo. El principio de la vida, la germinación y el crecimiento. Es igualmente referencia orgánica de plantas y animales e incluso otros elementos dinámicos de la naturaleza.

De los campos magnéticos a las galaxias que remolinan en el espacio, la espiral está en cada aspecto de la naturaleza. La espiral reside en las fuerzas físicas que forman la tierra, desde las mareas del océano a los vientos, corrientes y remolinos de agua. En espiral fluye la vida en sí misma.

La espiral evoca el movimiento universal ordenado de lo grande y lo minúsculo.

Para las culturas primitivas, la espiral simbolizó la trayectoria de la luna, el crecimiento de la vida vegetal y las danzas en remolino de curación y hechizos. Espirales también hubieron en los recursos arquitectónicos de los Romanos y Griegos. Los Celtas también utilizaron estas formas de manera prodigiosa.

Actualmente, la humanidad no se puede desprender de la espiral al ser un recurso gráfico ampliamente utilizado en los logotipos de marcas y corporaciones. En ocasiones es el símbolo que representa los sueños y deseos.

Dibujar espirales de manera consciente o inconsciente, facilita una mente constantemente activa y favorece la concentración.

Jung observó que el crecimiento en ciclos de la psique describe la sensación de que los procesos del inconsciente se mueven en sentido espiral hacia el centro más discernible. Así, las espirales que rotan en sentido horario, indican algo que se mueve para manifestarse en el consciente. En sentido contrario, sugieren una involución de energía de regreso al centro, hacia el inconsciente.

Finalmente, la espiral es también una serie de secuencias, ecuaciones y algoritmos complejos que la naturaleza utiliza en sus diseños más sutiles.

Por siempre seguirá habiendo formas espirales en todas las culturas.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba