Home / Arte / La artista que casi da su vida por su obra

La artista que casi da su vida por su obra

En el arte hay obras que han recorrido todo el mundo, siendo apreciadas y observadas por millones de personas. Esto puede realizarse con las pinturas, esculturas, etc. ¿pero qué para con los performance? Estos son realizados en un momento específico y sólo se pueden presenciar en un breve momento.

 

Aunque los performance sean efímeros, hay algunos que se incrustan en la memoria de las personas a través del tiempo. Tal es el caso de “Ritmo 0” por la artista Marina Abramovic.

 

En 1974, en un pequeño estudio llamado Studio Mora, ubicado en Nápoles Italia, Marina se quedó inmóvil durante 6 horas con 72 objetos enfrente de ella. Los visitantes podrían hacer lo que quisieran con ella y los objetos, había de muchas naturalezas, algunos eran para causar placer como plumas, paules de seda, flores y agua y otros eran para infligir dolor como navajas, cadenas y hasta una pistola cargada.

Todo comenzó de manera muy tímida, las personas casi no interactuaban con ella. Algunas personas se acercaron para hacerle caras, cosquillas, otras le dieron un beso en la mejilla.

 

Posteriormente las personas la cambiaron de posición, usaron las cadenas y la mojaron. Ella no reaccionaba ante ningún estímulo. Fue debido a esto que la violencia comenzó a subir de nivel. Un hombre la cortó con una de las navajas, otro utilizó las espinas de la rosa para rasgar su piel y así sucesivamente hasta que un hombre colocó la pistola cargada en la mano de Marina apuntando a su cabeza.

 

Pasadas las 6 horas, Marina caminó entre los visitantes, ellos evitaban cruzar la mirada con ella, algunos actuaban como si nada hubiera pasado.


Con este performance, Marina demostró que la violencia de las personas se intensifica cuando las circunstancias son favorables para quienes la ejercen.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba