Home / Biografía / Adiestramiento del miedo

Adiestramiento del miedo

watson1

En muchas ocasiones nos hemos encontrado con procesos “cuestionables” por parte de la ciencia. Pues la psicología, no es la excepción.

Si recuerdas el experimento con los perros de Pavlov, en donde cada vez que llegaba la hora de la comida, se hacía sonar una campana y los perros salivaban por asociación del sonido con comida, entonces conoces el concepto de aprendizaje asociativo; el mismo que John Broadus Watson, psicólogo de la Universidad Johns Hopkins en USA, buscaba demostrar.

El objetivo de Watson era probar qué tanta relación había entre los resultados obtenidos con experimentos en animales con lo que realmente sucede con seres humanos. Con esto en mente, Watson eligió a un bebé de menos de un año, quien según el psicólogo, estaba falto de emociones y razón.

Con el objeto de estudio elegido, se plantearon las siguientes preguntas:

  • ¿Se puede condicionar a un niño para que tenga miedo a un animal que aparece junto con un ruido fuerte?
  • ¿Es posible transferir el miedo hacia otros objetos?

watson3

La primera prueba consistió en martillar una barra de acero colgada detrás de la espalda del bebé. El resultado fue que el niño reaccionó con violencia elevando sus brazos. Posteriormente, sus labios comenzaron a arrugarse y temblar. Finalmente, el niño rompe a llorar. Así Watson le enseña al bebé a temer a cosas nuevas, la relación entre el ruido y la ansiedad, queda establecida.

Dos meses después, se da la segunda prueba donde Watson le enseña al bebé a temerle a una rata blanca. En esta prueba se dejó a la rata correr en libertad. El pequeño bebé al intentar jugar con ella y justo cuando su mano la toca, Watson comenzó a martillear la barra de acero. La respuesta del bebé, fue un salto violento pero sin llorar. Al intentar tocar la rata por segunda vez, nuevamente inició el martilleo y ahora sí, el niño lloró.

En el séptimo intento, el pequeño bebé lloraba con solo ver la rata. Aplicando este mismo acondicionamiento, el bebé desarrolló terror hacia un conejo, perro, abrigo de piel, cabello y una máscara de Santa Claus.

Pese a que Watson declaró que el daño generado sería poco, lo cierto es que el bebé crecería con las fobias aprendidas. Y, por lo que respectó a Watson que, aunque fue despedido de la Universidad, posteriormente logró encumbrarse como fundador del conductismo.

Claro, surge la pregunta: ¿Quién prestaría a su hijo para un experimento así? Aunque no es del todo claro, lo cierto es que el pequeño bebé existió y seguramente enfrentar dichas fobias no le fue nada fácil. Sin embargo, ya podemos revisar las nuestras y ver cuántas de ellas fueron maquiavélicamente planeadas. 

watson2

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba