Home / Biografía / Charles Manson, el malo de la vida

Charles Manson, el malo de la vida

manson

Charles Manson es el criminal estadounidense más conocido debido a su creatividad y filosofía para cometer asesinatos en serie.

La infancia de Manson es una de las justificaciones del desarrollo de tan malvado hombre, pues como él la describe, su madre era una prostituta de 17 años. Y debido a que su madre no podía cuidarlo, Charles pasó la mayor parte de su infancia en casas de familiares y reformatorios. A los 9 años, Manson ya robaba autos. Su primer arresto fue a los 13 años cuando robo a mano armada una tienda de comida, pero cuatro días después se escapó del instituto. En 1952 ya había ocho cargos contra él y en 1958 después de muchas entradas y salidas de prisión, inicia su formación esotérica sobre la filosofía oriental.

Estos estudios fueron lo que marco la mayor parte de su vida adulta, cuando se mudó a San Francisco después de salir de prisión en 1967 y reunió a un grupo de seguidores llamado popularmente “La Familia” que poco tiempo después se mudó a Los Ángeles en donde encajó perfecto con las comunas hippies de la época.

Tras mucha filosofía y teoría del mundo, mostrando rebeldía en contra de la sociedad y en mayor parte contra el glamour y capitalismo de Hollywood, ocurrió un suceso en agosto de 1969 que iba a cambiar el rumbo de este grupo inmerso en las drogas y el alcohol.

La noche del 9 de agosto, Charles Watson, Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Linda Kasabian entraron en la residencia 10050 de Cielo Drive en Beverly Hills para matar salvajemente a Sharon Tate, la mujer embarazada de 8 meses de Roman Polanski. La apuñalaron dieciséis veces, la dejaron morir desangrada junto a los otros invitados que a su vez, fueron apuñalados.

La noche siguiente Manson entró a casa del empresario Leno LaBianca y tras la promesa que no los iba a herir, dejó a entrar a otros miembros de la Familia para que hicieran el trabajo, matando a él y a su mujer a apuñaladas.

La razón de estos asesinatos no es clara, y aunque Manson no uso sus manos, fue arrestado y sentenciado a pena de muerte, castigo que después de ser prohibido en el estado de California, se convirtió en cadena perpetua.

Manson se defendió a sí mismo en la corte haciendo cada momento un acto circense, usaba un tono de Mártir, de Maestro y hasta de Profeta.

Dentro de prisión Manson continúa predicando y realizando tanto arte como música, pues tristemente, tiene bastantes seguidores.

Su personalidad en la que acepta su naturaleza de maldad sobresale por todos los asesinos en serie, provocando la inspiración para películas y canciones.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba