Home / Arte / De Calavera Garbancera a Catrina

De Calavera Garbancera a Catrina

Al mexicano, le encantan las demostraciones de creatividad, tanto así que hasta la muerte rebautizó con el nombre de Catrina.

catrina1

La Catrina es una popular representación de la muerte, o al menos un símbolo dentro de la cultura mexicana frente a ésta. El muralista Diego Rivera fue quien la denominó con ese nombre, sin embargo, no fue el primero en incluirla en una de sus obras, ese honor se lo ganó José Guadalupe Posada.

Realmente la historia de La Catrina encuentra su origen durante los gobiernos de Benito Juárez, Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz. Durante estas etapas, los textos escritos por la clase media se volvieron bastante populares y era común que criticaran la situación del país y se mofaran de las clases privilegiadas. Aquellos escritos estaban redactados con un tono burlón y se acompañaban de dibujos de cráneos y esqueletos, mismos que se empezaron a copiar en los periódicos de “combate”.

José Guadalupe Posada era un célebre caricaturista e ilustrador de la época, sus críticas a la situación de injusticia en la sociedad porfiriana le valió hacerse de credenciales y su nombre resonó en los círculos artísticos de la época; sus calacas que usaba para ilustrar corridos e historias de crímenes, rápidamente le hicieron destacar de entre los demás escritores.

catrina5

Él mismo calificó su ilustración como “La Calavera Garbancera”, ésta era una representación de su pueblo, de carácter enfadado pero a su vez festivo y sobre todo, retrataba la inestable situación de la época en que vivía. Así pues, los garbanceros eran aquellas personas que tenían sangre indígena pero renegaban de su origen y pretendían tener descendencia europea, una situación que Guadalupe Posada tachaba de absurda y por tanto condenaba fervientemente. Su calavera con sombrero era una referencia de lo anterior, una caracterización de aquel que pretende ser alguien diferente a lo que realmente es.

No podemos evitar mencionar que Las Catrinas de los periódicos también iban acompañadas de las famosas calaveritas literarias.

Posada llevó su obra hasta Rivera, quien la tomó, readaptó el concepto de su predecesor y la denominó como “La Catrina”. La nueva versión incluía ropa, porte y elegancia.

catrina3

“La muerte es democrática, ya que a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”

– José Guadalupe Posada

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba