Home / Biografía / El futbolito y su inventor

El futbolito y su inventor

futbolito

Una de las diversiones más conocidas alrededor del mundo es el futbolito o fútbol de mesa e igual de único es su inventor del que platicaremos en esta ocasión.

Alejandro Finisterre es el seudónimo de Alexandre Campos Ramírez, un poeta, inventor y editor nacido en España y residente de muchos otros países.

Trabajó en la escuela corrigiendo tareas, fue peón de albañil y trabajó en una imprenta. Asimismo trabajó en un periódico independiente con León Felipe y Rafael Sánchez imprimiendo las ediciones y vendiéndolo en las calles, ya que era un hombre de ideales y tenían muchas cosas que decir. Fue antes de la sublevación franquista que el joven, a sus 16 años ya estaba imprimiendo esta “revista corta” como un “grito de rebeldía de valores anónimos” de idealistas prácticos.

Pero el proyecto por el que lo recuerdan fue por haber inventado el futbolito, o el fútbol de mesa. En noviembre de 1936, Alejandro fue herido durante al Guerra Civil Española y fue llevado al hospital de Monserrat, ahí conoció a muchos niños que como él no podían jugar fútbol por el momento, entonces desarrolló la idea del futbolín inspirado en el tenis de mesa.

Fue así como a partir de una necesidad que había por salir a las calles y expresarse con libertad, nació el juego que recuerda lo que es competir, ganar, perder y sobretodo pasar el tiempo con amigos.

Alejandro siempre buscó diferentes soluciones a sus necesidades, fue por eso que su creatividad le permitió crear objetos que hasta ahora usamos como el pasa hojas de partituras accionado con el pie que se dice se inspiró porque estaba enamorado de una cantante. Años después se reconocieron sus patentes y le llegó el dinero que le permitió viajar a América.

En Ecuador se decidió publicar una revista de poesía universal donde plasmaba sus intereses literarios sin olvidarse de sus inventos, pues en Guatemala, a principios de los cincuenta diseñó el baloncesto de mesa que patentó antes de irse a México. En México fundó la Editorial Finisterre Impresora e imprimió algunos libros de poesía de sus amigos escritores.

Cuando Alejandro vuelve a España se impresiona de lo difundido que ya estaba el “futbolín” en Valencia pues él no recibió ningún crédito por su creatividad.

Alejandro falleció a sus 87 años, el 9 de febrero de 2007.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba