Home / Biografía / Iván, el Terrible

Iván, el Terrible

Iván IV Vasílievich, el primero en ostentar el título de zar, considerado uno de los creadores del estado ruso. Casado al menos en siete ocasiones, el matrimonio más significativo fue el primero, con Anastasia Románovna en 1547. Reinó durante casi 50 años. ¿No adivinas quién es? Se trata del infame Iván “el Terrible”.

Iván fue coronado Gran Príncipe de Moscú a los tres años de edad, tras la muerte de su padre. Sin embargo, la soberanía fue administrada por su madre, quien fuera envenenada cinco años después de la coronación por clanes nobles que se disputaban el poder. Iván fue sometido a las humillaciones de los nobles, evento que ensombreció su carácter y fue recluido en el Palacio del Kremlin viviendo casi como un mendigo. Este incidente generó en Iván un gran odio hacia los nobles, y tuvo como consecuencia las constantes persecuciones y matanzas que organizó contra estos clanes.

En sus primeros años de vida Iván sufrió desvaríos mentales, ya irreversibles, y gozaba dando rienda suelta a su ira, torturando y arrojando a los condenados a perros desde las torres. A la edad de 13 años ya se hacía respetar y con tan sólo 16 años destacaba en escritura; fue un ávido lector de las más selectas obras. Pero no sólo sobresalía en sapiencias, además de ser un chiquillo listo era un varón corpulento y musculoso.

Al principio, Iván IV manifestó una cierta y notoria tendencia en alejar a la nobleza terrateniente, al tiempo que procuraba sentar las bases de una administración estatal unificada y centralizada. También dedicaba sus planes en la creación de instituciones con participación popular.

Además formó su propio cuerpo armado cuyos miembros eran recompensados con partes de tierra, con la finalidad de fortalecer el poder del monarca frente al de la gran aristocracia. Cumplidos los objetivos de esta primera etapa de su reinado, dedicada a la organización interior, Iván IV el Terrible emprendía una política expansiva con guías a las conquistas.

Temerosas del auge del nacionalismo ruso, las potencias occidentales bloquearon el Principado de Moscovia e impidieron así que recibiera técnicos y armamento europeos. La prolongación del conflicto originó una profunda crisis económica motivando así la reacción de los nobles y del clero.

Este período se caracterizó por su gran reforma interna y su expansión territorial. Durante su régimen, Iván impulsó las artes y las letras, e introdujo la imprenta en Rusia. Creó la Rada, un organismo gubernamental que desempeñó el papel de Consejo Real, compuesto por el de sacerdotes.

Las conquistas de Iván eran celebradas en canciones y baladas. Durante este tiempo nació su primer hijo, Dimitri, que murió poco después de nacer. Entonces, para conmemorar la conquista de Kazán, el zar mandó la construcción de la Catedral de San Basilio.

La muerte de su esposa acentuó el autoritarismo de Iván, quien mostraba los primeros síntomas psicopáticos que más adelante lo llevarían a cometer todo tipo de atrocidades, por las que le fue meritorio el apelativo del Terrible. Entre 1560 y 1564 con el propósito de reforzar su poder frente a la aristocracia, desencadenó una sangrienta represión contra los nobles y el clero.

Durante esta época Iván solicitó a los nobles que hicieran una alianza con su hijo mayor para que éste gobernara a su muerte. Ante semejante propuesta los distinguidos terratenientes se negaron, planeando un futuro zar en la figura de su primo Vladímir de Stáritsa.

El zar se recuperó y aumentó más desconfianza a los nobles, de la que ya era presa. De hecho estaba convencido al morir su esposa, que había sido envenenada por éstos. El resultado de las conspiraciones y sospechas reales fueron brutales represalias y múltiples asesinatos. Iván tenía 33 años y comenzó en Rusia un período de terror y sangre.

En sus últimos años, Iván dio rienda suelta a sus perversiones. Se jactaba de haber violado a más de 1,000 vírgenes y posteriormente haber asesinado a los hijos resultantes, para mostrar y acrecentar su imagen perturbadora. En 1580 lloró amargamente el asesinato de su propio hijo; en un arrebato de coraje, golpeó mortalmente con su bastón a su vástago, causándole la muerte y los remordimientos del padre hasta sus últimos días. No obstante fue el autor de la matanza de varios de sus enemigos y amigos, lo que reforzaba su perfil psicópata.

Iván IV murió la mañana del 18 de marzo de 1584. Sus restos fueron enterrados en la catedral de San Miguel Arcángel. Lo sucedió en el trono su hijo menor Fiódor I de Rusia. Pero su autoridad y mando no era ni la sombra que se desvanecía. Fiódor fue un títere en manos de los nobles por su falta de carácter y su escasa inteligencia.

Es innegable que Iván el Terrible cambió la historia rusa, pues su legado político y social aún permanece en la estructura del gobierno nacional. Parte de esa revolución incluyó cambios políticos a nivel ciudadano y a pesar de las anti-reformas, los cambios políticos resultaron ser perennes a través de la historia.

Su legado también sobrevive en la esfera militar. Las expansiones en Polonia, el mar Caspio y Siberia se prolongaron hasta el siglo XX. Por el contrario, su sucesión económica fue desastrosa, lo que condujo al fin de la dinastía. Iván el Terrible heredó un estado endeudado y las campañas no ayudaron a resolver el problema. En un esfuerzo por más recaudación, Iván creó una serie de leyes impositivas que resultaron inútiles. Además las guerras sucesivas drenaron la nación.

En la historia de la humanidad, hay espacios y personajes que no mueren, que dejan a su paso por la vida una especie de vibración que retumba año tras año tras año. Es el caso de Iván, el pequeño niño coronado, el muchacho torturado y encarcelado, huérfano por un veneno mortal,  golpeado y humillado. Es el caso de un carácter ardiente curtido por las inclemencias de algunos cuantos, que sin saberlo moldearan una personalidad oscura, impulsiva, asesina y enferma. Es el caso de un terrible muchachito, el Terrible Iván.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba