Home / Arte / Kandinsky y la abstracción emocional

Kandinsky y la abstracción emocional

Pintor Ruso Wassily Kandinsky (2)

“El color es el teclado, los ojos son los martillos, el alma es el piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que, mediante una tecla determinada, hace vibrar el alma”. Kandinsky, De lo Espiritual en el arte, 1911

Vasili Kandinski fue un pintor ruso conocido por haber iniciado la pintura abstracta a través de sus teorías del arte que proponía al artista como un tipo de profeta, pues consideraba que los artistas modernos tenían una habilidad para plasmar de maneras nuevas su percepción del mundo, por eso podían mostrar nuevas realidades. De esa manera, el artista moderno, para Kandinsky se posiciona adelante de todos, creando realidades nuevas para el día de mañana.

Kandinsky nació en 1866 dentro de una familia aristócrata. Inició su preparación profesional en derecho y economía en la Universidad de Moscú y en 1893 ya había sido nombrado profesor, pero tuvo que rechazar la oferta porque ya decidió dedicarse por completo al arte. Se cuenta que su decisión fue influída por una exposición de impresionistas en Moscú en 1895 y por haber visto las obras de Monet y una presentación de Richard Wagner en el teatro de Bolshoi.

Intentó entrar en la Academia de Arte de Munich, de la que fue rechazado en primera instancia, pero posteriormente fue aceptado y como muchos otros pintores criticado por sus maestros, en su caso por el uso extremo del color, lo que lo llevó a tener que obedecer pintar en una gama de grises durante todo un año.

Para Kandinsky, a diferencia de otras teorías y símbolos del color, sus colores se utilizan para expresar su experiencia de la materia y no para describir la naturaleza objetiva. Es a través de este tipo de expresiones que Kandinsky revoluciona con su obra, pues se da cuenta que la representación del objeto en sus pinturas era secundaria, que la belleza de sus obras tenía su responsabilidad en la riqueza de la variedad de los colores y en esos atisbos de simplificación formal.

Fue este descubrimiento lo que lo llevó a experimentar con lo que en realidad conectaba con sus emociones y en 1910, culminó con la conquista de la abstracción.

Entre 1910 y 1914, Kandinsky pintó distintas obras, que gracias a su habilidad teórica pudo categorizar, en “las impresiones inspiradas en la naturaleza; las improvisaciones, que eran una expresión de las emociones interiores y las composiciones que aunaban lo intuitivo con el más exigente rigor compositivo“.

Pero sin duda, la más importante o influyente de sus pinturas fue El Jinete Azul de 1903, la cual muestra una pequeña figura envuelta en un caballo veloz corriendo por un prado rocoso. Ésta representó el inició de un movimiento en Munich de expresionistas llamado con el mismo nombre, que junto al artista Franz Marc, cambió el rumbo expresionismo alemán.

Esto es solo una pequeña muestra de toda la influencia que tuvo en el mundo del arte que entendió junto con muchos otros, que la percepción del mundo no estaba limitada a una realidad objetiva, sino a toda una mezcla de sentidos y emociones que podían expresar a su vez la simultaneidad y tiempo presente de la misma.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba