Home / Biografía / Leon Tolstoy: Nacido para hacer literatura

Leon Tolstoy: Nacido para hacer literatura

Tolstoy, sin formación universitaria, ni influencias literarias que ayudarán a trazar su camino, se convirtió en uno de los autores más importantes de su época. En sus obras supo plasmar la interioridad humana que sólo pocos autores son capaces de trasmitir.

La historia de Tolstoy no es como la de cualquiera dedicado a la escritura.

Leon nació en una familia de cuatro hombres y él era el menor en un lugar llamado Yasnaya Polyana, Rusia. Creció del campo y perdió a su madre, a su padre y a su tía cuando aún era pequeño. Después de fracasar en la Universidad de Kazan, se vio obligado a regresar a la granja de sus padres, en la cual tampoco logró ser el gran granjero que imaginó ser. Su hermano Nikolay lo convenció de enlistarse en el ejército y después de unos años peleó en la Guerra de Crimea en 1855. Mientras estaba en el ejército tuvo la oportunidad de escribir su historia autobiográfica llamada “Infancia”.

Cuando terminó la guerra y Tolstoy regresó a Rusia, el escritor en auge buscó regodearse en la escena literaria de San Petersburgo. Pero el terco y arrogante artista se negó a aliarse con ninguna escuela intelectual de pensamiento declarándose un anarquista. Esta calificación de si mismo perduró, pues incluso propuso un sistema de gobierno casi socialista.

Rechazaba todas sus riquezas y se quería deshacer de ellas. Esto ocasionó muchos problemas con su esposa y también copista, Sofya Andreyevna. Se dice que aparte tenían otros conflictos, pero al fin, Tolstoy decidió darle sus pertenencias a ella.

Las obras más conocidas de Tolstoy son La guerra y la Paz y Anna Karennina, obras en las que demuestra su maestría para desarrollar su pensamiento principal sobre la existencia humana, el cual trataba de que la vida de uno se desarrolla principalmente de las actividades del día a día.

Este tono de tedio y sinsentido estuvo presente también en su vida, lo que ocasionó que mucho tiempo, estuviera deprimido y en crisis espirituales. Incluso buscó respuestas en la Iglesia Ortodoxa, pero no encontró lo que esperaba.

A consecuencia de la publicación de sus controversiales creencias espirituales, la Iglesia Rusa Ortodoxa lo expulsó de su comunidad.

En sus últimos 30 años de vida, Tolstoy fue un líder espiritual para muchas personas. Él creía en la resistencia sin violencia y la justicia económica y social.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba