Home / Biografía / León Trotsky, el revolucionario clandestino

León Trotsky, el revolucionario clandestino

Trotsky_con_la_guardia_roja

Lev Davidovich Bronstein (León Trotsky) nació el 7 de noviembre de 1879 dentro de una familia judía rusa que a diferencia de los judíos en general, era dueña de una granja.

Es por eso que la familia no era culta ni le interesaba la educación, se dice que incluso su padre, David, era analfabeta, pero su madre le interesaba que sus hijos tuvieran conocimientos por lo que les leía y lo inscribió en la escuela judía de la zona. León Trotsky era malo para los deportes pero se ganaba la popularidad con su ironía y bromas. No le fue bien en la escuela porque no hablaba yidish, el idioma con el que se comunicaban los judíos de la época.

El primer contacto de Trotsky con la vida urbana fue hasta los 9 años cuando se le envío a vivir con su primo Shpentzer y su esposa en la ciudad de Odesa. Ahí comenzó a recibir una educación refinada porque su primo iba a abrir una editorial. Durante seis años durmió en el comedor de la casa modesta, en la que leía teatro y los clásicos rusos y europeos, así se familiarizó con el mundo literario y el mundo intelectual y reformista.

Después de un año de preparación, Trotsky pudo entrar a una escuela luterana a pesar de las limitaciones antisemitas a la educación.

Pero no fue hasta la secundaria, cuando ya asistía a otra escuela en Nikolayev que los hijos de la familia con la que se quedaba, mayores que él lo convirtieron al socialismo en 1896.

Desde ese momento, participó en la oposición clandestina contra el régimen de los zares, organizando la Liga Obrera del Sur de Rusia.

Así inició su carrera revolucionaria siendo detenido varias veces y desterrado a Siberia, en 1902, huyó de ahí y se fue a Londres donde se unió con Lenin, que entonces era un jefe de la oposición socialdemócrata en el exilio. Pero Trotsky difería en su opinión sobre un gobierno autoritario.

León regresó a Rusia para participar en la Revolución de 1905 en donde organizó el primer consejo revolucionario. Esta revolución no fue exitosa y de nuevo fue exiliado, regresando en 1917 para derrocar a Nicolás II.

En ese momento abandonó su trayectoria anterior de socialista independiente y desarrolló su talento de agitador y organizador con el Partido Bolchevique. Fue el principal responsable de la toma del Palacio de Invierno que instauró el régimen comunista en Rusia. Así, de la mano de Lenin, tuvo oficios muy importantes durante todo el comunismo, haciendo una labor crucial para la creación del primer Estado comunista del mundo.

Los Bolcheviques en el poder tuvieron mucha oposición que quería revocar la revolución, es por eso que se vieron obligados a instaurar un ejército y alguien tenía que crear un nuevo ejército, ese fue Trotsky con el Ejército Rojo.

Aunque Lenin quería que Trotsky fuera su sucesor, la ambición de Stalin era diferente y quería que el socialismo ocurriera solamente en Rusia. Con esos pretextos de diferencias ideológicas, Trotsky fue desterrado del país en 1929 y llegó a México 1986 donde vivió en la Casa Azul, donde residían los artistas, Diego Rivera y Frida Kahlo.

Trotsky ya era demasiado admirado en el mundo para mantenerse en secreto. El trotskismo se hizo muy famoso, y él, casi un héroe.

En agosto del año 1940 lo mató un español que se hacía pasar por aliado y murió después de un día en el hospital.

Sus ideas sobre el comunismo se consideran de las más importantes, su inteligencia y liderazgo le permitieron expresarse ante el mundo con varias publicaciones.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba