Home / Biografía / Los habitantes del Sol

Los habitantes del Sol

Corría el año de 1795 y William Herschel defendía que el Sol, como el resto de los planetas, es un lugar adecuado para la vida.

Herschel fue el astrónomo más destacado del siglo XVIII, tenía una gran habilidad para la fabricación de telescopios y fue el primer astrónomo en descubrir un planeta nuevo, Urano. También fue pionero en el estudio y catalogación de nebulosas.

Fue partidario de la teoría de que Dios no habría creado planetas sino fuera para poblarlos después y el Sol, no era la excepción.

En su visión, el Sol era un cuerpo sólido con dos capas de nubes encima. La primera sería una capa opaca que brindaba protección de la luz emitida por el Sol. La segunda capa mantendría a los habitantes protegidos del calor ardiente, esta capa ocuparía la posición más alta de la atmósfera solar.

Para el descubridor de Urano, las manchas solares eran agujeros en las nubes abrasadoras del Sol que permitían ver el mundo templado y habitable que se escondía debajo. Bajo la percepción de Herschel, las nubes incluso hacían llover luz.

El Sol fue para Herschel un planeta destacado y el primero de nuestro sistema, incluso afirmó “…por mi parte, me creo autorizado, sobre principios astronómicos, a proponer que el Sol es un mundo habitable…”.

Hoy sabemos que el Sol es demasiado caliente como para albergar cualquier tipo de vida. Las manchas solares son puntos donde el campo magnético está concentrado y se inhibe el trasporte de calor, bajando la temperatura en muchos grados sobre ese sitio. Con la invención del espectroscopio el helio e hidrógeno fueron descubiertos determinando que la energía solar tenía que ver con el poder nuclear.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba