Home / Biografía / Magia en tiempos de guerra

Magia en tiempos de guerra

“En la guerra y en amor, todo se vale”.

Jasper Maskelyne fue un mago e ilusionista británico que alcanzó la fama en la escena nocturna de Londres. En aquel entonces, mientras Maskelyne continuaba su ascenso, Hitler estaba por atacar Polonia y hacer estallar una de las guerras más brutales en nuestra historia.

Europa no conoció la paz durante los siguientes meses, el furioso Führer avanzó rápidamente a las costas inglesas y envió a su fuerza aérea, la Luftwaffle, para atacar a la población civil.

Jasper se enteró que el primer ataque había sucedió mientras él daba un espectáculo y tras pensarlo detalladamente, tomó la decisión de listarse en el ejército, pero para su desgracia era muy viejo para acceder al servicio militar.

No se rindió y por un tiempo estuvo persiguiendo a los oficiales para ofrecerles su ayuda como ilusionista. Jasper consideraba que si podía engañar a un público en un teatro, también podía engañar a los soldados alemanes.

Su insistencia le valió una entrevista con un oficial y al final fue aceptado entre las filas. Fue asignado a un campamento de entrenamiento que le permitió aprender cómo leer las fotografías aéreas, técnicas de camuflaje, cómo engañar las cámaras de reconocimiento enemigas, etc.

El mago de la guerra fue enviado a África para recibir su primer trabajo: camuflar una flotilla de tanques para que pareciesen camiones y no fueran detectados por los aviones nazis.

Junto con su equipo, Jasper y la “cuadrilla” mágica fabricaron unas estructuras desmontables que cuando se colocaban sobre un tanque, lo disfrazaban perfectamente como un camión. El plan funcionó a la perfección y Maskelyne tuvo una segunda misión, más compleja y notoriamente más grande que engañar a un teatro londinense.

El mago fue asignado para ocultar el puerto de Alejandría, un punto clave en la línea de abastecimiento de los británicos. Alimentos, munición y petróleo circulaban por ahí, Hitler lo sabía y era consciente de su importancia.

Los oficiales le pidieron a Jasper ocultar el puerto, pero él sabía que sería imposible ocultar un lugar tan grande. Sin embargo, la magia le había enseñado que si no podía esconder algo, podía cambiarlo de lugar.

No tardaron en comenzar a construir un puerto simulado en una zona solitaria vecina del punto original. Con ayuda de algunas fotografías aéreas, Jasper y su equipo copiaron el patrón de luces del puerto en la réplica. También armaron barracas llenas de explosivos para simular las ráfagas y humo de las bombas alemanas e incluso fabricaron una réplica del faro.

La gigantesca maqueta funcionó a la perfección; por la noche encendieron las luces de la réplica y apagaron las luces del puerto original. Los aviones nazis avanzaron y mientras todos observaban con miedo, la Luftwaffe empezó a bombardear la maqueta de Jasper.

Su victoria le valió algunos trabajos más para el gobierno británico, sin embargo, oficialmente nunca fue reconocido y hay quienes también dudan de la veracidad de su historia militar, que está plasmada en su autobiografía, Magic: Top secret.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba