Home / Biografía / Mujeres que mandan: Las esposas o amantes de reyes, que cambiaron el mundo

Mujeres que mandan: Las esposas o amantes de reyes, que cambiaron el mundo

A lo largo de nuestra historia, hemos encontrado grandes líderes que, con sus actos valerosos, su talento al hacer política, sus decisiones osadas y su visión, han transformado el rumbo del planeta. El muro de la fama es amplio, y ostenta toda clase de reyes, príncipes de estado, presidentes, líderes religiosos, soldados, generales, emperadores. Pero es cierto que detrás de muchos de ellos, existieron mujeres caracterizadas, no solamente por su belleza, sino por su gran intelecto, sabiduría y determinación. Muchas de las decisiones tomadas por los grandes dirigentes, bien pudieron haber sido discutidas desde el lecho matrimonial. Dedicamos esta lista a las mujeres a quienes la historia no ha hecho justicia, pues su influencia es aún más grande que su propia fama.

  1. Cleopatra: La inteligente y políglota dirigente de Egipto es sin duda, una de las más controversiales a influyentes mujeres de la historia. La erudita gustaba de participar en discusiones políticas y de ciencias, siempre rodeada de intelectuales.  Durante la crisis económica y social en Egipto, Cleopatra dictó devaluación sobre la moneda para favorecer las exportaciones. Se dice que Cleopatra era excepcionalmente bella, pero es su personalidad, su inteligencia y su liderazgo, lo que la coloca dentro de nuestra lista.
  2. Josefina de Beauharnais: El 9 de marzo de 1796, un notario aconsejaba a una novia, “no contraer matrimonio, pues lo haría con un pobre general de guerra, sin más futuro que su equipo militar. Se trataba del enlace matrimonial de Josefina y Napoleón Bonaparte. La emperatriz ejercía un poder dominante sobre su marido quien constantemente se refería a ella con románticos poemas de amor, y le escribía “Vd, a quien la naturaleza ha dotado con espíritu, dulzura y belleza, la única que puede mover y gobernar mi corazón, Vd que conoce pero tan bien el imperio absoluto que ejercéis sobre él!”. Es muy probable que muchas de las decisiones de estado, tomadas por el Emperador, hayan sido antes discutidas con Josefina, pues la inteligente mujer se las arreglaría para gobernar sobre él. El día de la coronación, Napoleón mandó llamar al notario para preguntarle “¿Aún cree que soy un general pobre y sin futuro?
  3. Catalina I: Esta zarina de Rusia nació en 1725, como una campesina polaca, de nombre Marta Skavronska. Pero el destino le tenía preparado algo mayor, junto con Pedro el Grande, como Zar y Zarina de Rusia. Catalina acompañaba a su entonces amante, en las guerras y campañas contra Turquía, donde aconsejaba en todas sus decisiones. Y era tan acertada que le valieron el matrimonio y el título oficial de Emperatriz. Su principal labor es dentro de la milicia, donde promovió diversas reformas. Fue fundadora de la Academia de Ciencias de San Petersburgo.
  4. Isabel de Castilla: Isabel de Castilla es la primera en ser titulada, junto con su primo y esposo, el Rey Fernando de Aragón, como los Reyes Católicos. Tras años de lucha para obtener su derecho al trono español, Isabel reorganizó y reformó muchos aspectos del gobierno, trayendo estabilidad de manera casi inmediata. Participó en la Guerra de Granada, logrando la expulsión de los musulmanes del territorio español, al igual que con el edicto de Granada, que dictaba la misma ley a los judíos. Pero sin duda, su participación más conocida, en la historia de la humanidad, es precisamente el apoyo e incentivos que la Reina Isabel de Castilla, brindó a Cristóbal Colón en su viaje a descubrir nuevas rutas a las Indias, evento que da lugar al descubrimiento de América y la posterior creación del Imperio Español.
  5. Madame de Pompadour: A pesar de ser casada, la joven francesa Jeanne Antoine Poisson no dudó en convertirse en amante favorita del Rey Luis XV, relación que le valiera el título de Marquesa  Duquesa, además de palacios y aposentos. Madame de Pompadour compartió el lecho del rey no más de cinco años, pero se las ingenió para permanecer siendo su confidente y favorita. El Rey seguía sus consejos en cuanto a alianzas entre naciones, proyectos culturales como la Enciclopedia de Diderot, y la construcción de la Plaza de la Concordia y el Pequeño Trianon. Se dice que la copa clásica de champán, fue modelada sobre el perfecto pecho de la Madame.
  6. Eleanor Roosevelt: La primera dama, esposa del presidente Franklin Roosevelt, es considerada una de las más grandes líderes del siglo XX. Eleanor creía en ideales feministas, y en ello trabajó durante su vida. Fue pieza clave en la formación de organizaciones como la ONU y Derechos Humanos. Cuando su marido, el Presidente, firmó la orden ejecutiva de internamiento de japoneses  de la Costa Oeste de Estados Unidos, Eleanor no encontró en su matrimonio un obstáculo para oponerse firmemente.

Bien se ha dicho que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer. En este caso, tal vez, las mujeres pueden ser aún mayores. Ellas pudieron haber hechizado a sus hombres con su encanto y gracia, pero su grandeza es mayor, en la medida de las decisiones que tomaron. Valientes y destacadas, estas féminas, al igual que muchas, pero muchas más, deben ser ejemplo a seguir, pues restringidas a hermosos vestidos y joyas, supieron infiltrarse hasta donde se tomaban las decisiones, y ser parte del cambio en la historia de la humanidad.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba