Home / Biografía / El Mito de Pancho Villa

El Mito de Pancho Villa

pancho_villa

Durante los primeros años de la Revolución Mexicana, Pancho Villa tuvo mucha popularidad en Estados Unidos; se le veía como una mezcla entre Robin Hood y casanova. Incluso el gobierno de Woodrow Wilson lo veía con buenos ojos y decidió apoyarlo vendiéndole armas.

Villa era aclamado por mexicanos y norteamericanos.

Todo parecía estar bien, pero en 1916, el nuevo gobierno mexicano se convirtió en un enemigo mortal para Francisco Villa, venciéndolo y diezmando notoriamente a su ejército.

A causa de esto, Villa regreso al cuatrerismo y al bandidaje. Sus antiguos partidarios americanos se fueron con los ganadores, dándole la espalda a Francisco, llegando incluso a colaborar con el nuevo gobierno mexicano, permitiéndole paso por sus vías férreas con la intención de cazar a Villa.

Sobra decir que Pancho Villa estaba metido en muchos problemas, pero también estaba muy enojado, y no era para menos, se había hecho de dos enemigos en común que estaban tratando de eliminarlo, mientras sus fuerzas se encontraban totalmente dispersas.

Ahora, muchos historiadores no se ponen de acuerdo con las motivaciones del General Villa, pero lo que hizo, fue una estrategia de ataque –muy a lo Villa, pero estrategia–.

Francisco haría pedazos la alianza entre el gobierno mexicano y norteamericano. Mientras se vengaba de uno, dejaría al otro distraído, todo en un solo golpe.

El plan era el siguiente: reuniría munición y hombres suficientes para atacar una base militar norteamericana. Esta base en cuestión era Columbus, un campamento militar en un pueblo con cerca de 700 habitantes.

Y eso fue exactamente lo que pasó.

Un 9 de marzo de 1916, por primera y única vez en la historia norteamericana, Estados Unidos fue invadido unas horas por cerca de 500 hombres armados bajo la conducción de Pancho Villa.

No era la primera vez que E.U.A soportaba un ataque similar, anteriormente Inglaterra había hecho lo mismo, pero el contexto era muy diferente; en primera ellos eran una potencia y en segunda, estaban en guerra.

Al final los invasores mexicanos se fueron cargando un botín de caballos, armas, mulas y pertrechos.

¿El saldo de la batalla? 90 villistas y 24 estadounidenses muertos, respectivamente.

Desde un punto de vista estratégico, la operación fue brillante. Los norteamericanos estaban enfurecidos y a los pocos días enviaron hombres en una expedición para capturar a Villa, ocasionando fricción con el gobierno mexicano, llegando al punto de casi declararse la guerra.

Villa no desaprovechó la oportunidad, pues reunió un nuevo ejército y se logró mantener en lucha por un tiempo.

villa1

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido
Clip to Evernote

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba