Home / Biografía / Pessoa, un fingidor

Pessoa, un fingidor

pessoa-buena

Hay poetas que durante toda su vida buscan una voz propia, un tono particular que los identifique y los haga trascender en la historia. El poeta portugués Fernando Pessoa (1888-1935) encontró en sí mismo varias voces, heterónimos. Creó a distintos personajes y los hizo poetas con una voz propia. Entre los heterónimos más conocidos están Alberto Caeiro, Álvaro de Campos, Bernardo Soares y Ricardo Reis.

La creación de los heterónimos está muy completa, cada uno de ellos tiene una historia particular que justifica el estilo en el que escriben. Los cuatro podrían entrar entre las mejores voces de la historia de la literatura, incluso hay cartas en donde explica el aspecto físico de los personajes, su biografía, que justifica perfectamente el tono poético de cada uno. También hay correspondencia entre un heterónimo y otro. En esas cartas hay fuertes desacuerdos que desatan conversaciones inteligentes que piensan sobre el lenguaje y la poesía.

Pareciera que la obra de Pessoa es un estudio mismo sobre la poesía. Tiene una visión tan clara de su manejo con el lenguaje que tiene la capacidad de observar a distancia el comportamiento del poeta, para convertirse en un director y manejar a sus personajes de manera congruente con sus creaciones.

Este entendimiento del lenguaje explica la habilidad de Pessoa para que su poesía tenga tantos estilos. Algunos más intelectuales, otros más sensoriales. Lo más importante de todo este pensamiento es que Pessoa posiciona al lenguaje como un mero artificio, relativiza toda “Verdad” existente, aunque le da una oportunidad en la poesía en donde se ubica entre las emociones, el cuerpo, lo tangible y el lenguaje como lo que hace sentir.

Todo esto de los heterónimos hizo que la crítica le pusiera mucha atención a la historia de este enigmático poeta. Se hicieron investigaciones profundas de cada uno de los heterónimos y se recopilo a cada personaje con su obra.  Pero al final todo se reduce a su obra como tal y no a la posible “locura” de este autor. Es por eso que el poeta mexicano Octavio Paz dijo que «los poetas no tienen biografía; su obra es una biografía»

Y Bernardo Soares (heterónimo de Pessoa) lo deja más claro…

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
Que llega a fingir que es dolor
El dolor que de veras siente.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba