Home / Biografía / Simone de Beauvoir: voz de una generación

Simone de Beauvoir: voz de una generación

Simone de Beauvoir, nacida el 9 enero de 1908 en Francia, escritora y filósofa, fue también una feminista que desmitificó la condición de la mujer al demostrar que no existe un destino biológico femenino. Pero para llegar a esas conclusiones, Simone primero tuvo que encontrar fuerza y su propia voz, la cual llegaría hacia 1949.

Simone fue hija de un padre escéptico e individualista, que entendía a la mujer pero como madre, que exigía fidelidad y obediencia de las esposas y encarnaba la premisa en la que la mujer es lo que el marido hace de ella. Así, el género femenino no era sino la definición del hombre.

La madre de Simone, tradicionalista, joven e inexperta con gran amor a su marido, la hacían simplemente vulnerable. Era más bien una mujer reservada que actuaba según lo que se esperaba de ella.

El resultado fue una Simone reflexiva con una infancia muy religiosa basada en una fuerte piedad interior. Al respecto, la autora menciona: “…me he pensado siempre “como un alma”. Y al nivel de las almas –es incluso el único buen aspecto de una educación religiosa- Dios me amaba tanto como si hubiera sido un hombre, no había diferencias entre los santos y las santas, era ése un dominio completamente asexuado”.

No obstante a su formación inicial, en el transcurrir de los años se apartó de la religión pues prefería no creer en un Dios que permitía el mal y era indiferente ante la superioridad del hombre, decretada por ellos mismos.

Decidió estudiar filosofía en la Sorbonne, donde conoció a Jean-Paul Sartre. De pronto, ya no estaba sola, finalmente podía compartir con alguien que la entendía. Así inició la insólita relación entre ambos, un amor necesario y estable donde no hubieron secretos pero tampoco relaciones sexuales ni matrimonio… una curiosa unión a la que ambos se adaptaron. A la postre, ello privilegió a Simone respecto de la situación en la que normalmente, se encontraban las mujeres casadas, le permitió profunda reflexión sobre la significación de la mujer y su sexo.

Justamente, su obra El segundo sexo fue excepcional pese a que ocasionó reacciones incluso violentas. No obstante, el debate en torno a este libro, dio origen a los estudios de género, incluso, todo el feminismo de los años setenta procede justamente de esta obra. Existe un antes y un después de 1949, año en que apareció El segundo sexo.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba