Home / Biografía / Tener 130 caballos no te asegura ser un buen jinete, pregúntale a Napoleón

Tener 130 caballos no te asegura ser un buen jinete, pregúntale a Napoleón

napoleón cruzando los alpes

Los grandes de la Historia han cabalgado a lomos de un gran corcel y Napoleón no podía ser la excepción.

El emperador Bonaparte era entusiasta de la actividad ecuestre y pedía que sus cuadros, esculturas y retratos fueran montando a caballo. Su pasión le llevó a tener 130 caballos para su uso personal, sus preferidos eran los árabes aunque los españoles también le gustaban, más cuando éstos venían como regalo por parte de monarcas y zares.

Sin embargo, Napoleón no era buen jinete.

napoleón2

Ni su destreza ni complexión le ayudaban a dominar esta disciplina. De estatura más bien reducida y piernas excesivamente cortas, su imagen resultaba un tanto cómica. Los artistas tenían que compensar o retocar ciertos detalles ya que las piernas del emperador no podían colgar como si fuera un niño diminuto sobre un brioso caballo.

Su pobre destreza propició que en diferentes ocasiones surgiera el susurro:

“¡Qué buen general, pero qué mal jinete”.

Pues sí, Napoleón era asiduo de las caídas. Sin poder dominar al brioso animal, no tenía otro destino más que caer del caballo y volver a subir como si nada hubiera pasado, aunque el evento le valiera el mal humor por el resto del día.

aumVWOokzil22rvwcbiqXVPgo1_500

En las memorias de Constant, su ayudante de cámara, cuenta que los caballos eran rigurosamente adiestrados para soportar cualquier tipo de molestia sin moverse por lo que se les daban latigazos en la cabeza, les echaban cohetes o disparos junto a sus orejas para evitar que se asustaran en la batalla. Pese a ello, Napoleón seguía cayendo.

Marengo fue un caballo destacable, fuerte, valiente, de gran resistencia física y mental. Fue el preferido de Napoléon.

Hacia el final de su vida, en su destierro en la isla de Santa Elena, Napoleón sollozaba:

“Me habéis encerrado entre cuatro paredes con un aire malsano. ¡A mí, que he recorrido a caballo toda Europa! ¡Qué lejanos parecían entonces aquellos tiempos pasados a lomos de Roitelet, Emir, Intendent o Marengo!”

Marengo

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba