Home / Cine / Las salas de cine de México

Las salas de cine de México

Los-cines-de-Mexico

México siempre se identificó con el séptimo arte, sólo un año después de la primera función en París, en agosto de 1896 un salón del Castillo de Chapultepec se convirtió en la primera sala de cine en México, cuando dos representantes de los Hermanos Lumiére ofrecieron una demostración del cinematógrafo al General Porfirio Díaz.

El 14 de agosto de ese mismo año, en  la “Droguería Plateros ” ubicada en la segunda calle de Plateros 9, hoy la calle Madero, se exhibieron, para todo publico,  las primeras películas producidas por los Hermanos Lumière, el precio de admisión era de 50 centavos por una tanda de 8 películas y  se daban funciones solo un día a la semana.

Las proyecciones cinematográficas se hicieron cada vez más populares y continuaron en diferentes edificios y locales que se adaptaban para la proyección, no fue sino hasta muchos años después que se empezaron a construir los primeros cines.

Uno de los más emblemáticos de la época fue el Salón Cinematográfico, el cual tuvo su mejor época en 1906 ya que, contaba con 2 salas, un auditorio para presentaciones artísticas y un salón para bailes

Uno de los proyectos pioneros hacia lo que serían los cines, fue el Olimpia, su construcción fue en el año 1916, este recinto es  considerado por muchos como patrimonio cultural , sin embargo en el año 2002 fue demolido para construir un centro comercial.

En 1924, dentro del Hotel Regis, se inauguro el cine Regis, con capacidad para 950 personas, este se convirtió en un cine de arte donde se proyectaban películas no comerciales, hasta su trágica destrucción durante el terremoto del 85.

Para los años 20 la construcción y diseño de los cines, se habían convertido en las más notables especialidades de la arquitectura civil mexicana, estos edificios eran grandes representantes de los estilos arquitectónicos, así como iconos que identificaban el progreso y modernidad de las ciudades.

El 11 de abril de 1936 se inauguró el Cine Ermita o Cine Hipódromo, con capacidad para casi 2,000 personas, este cine estilo Art Deco, fue clausurado por los administradores del edificio pocos años después de su inauguración.

En 1943 se abrió uno de los cines más lujosos y frecuentados, el Metropolitan, descrito como un simulacro versallesco, el cual fue remodelado y reinaugurado en 1996, respetando sus características originales y su estética deco.

En 1944 se inauguró uno de los cines más representativos de la década de los 40, el Cine Chapultepec, ubicado sobre Paseo de la Reforma, con la película El Corsario Negro protagonizada por Pedro Armendáriz.

En la década de los 40 el cine ya era una de las industrias más grandes de México y esto se reflejaba en sus grandes edificios y salas de proyección, sin embargo, todo esto llegó a su fin lenta pero fatalmente hacia finales de los setenta, pues las salas de cine pasaron a ser administradas por organizaciones gubernamentales y la mayoría de ellas sufrían de un gran deterioro. Esto representó el final de los grandes palacios cinematográficos y el inicio de los complejos comunes, muy parecidos a los que conocemos hoy en día en los que hay más de diez salas de cine y películas de Hollywood.

Como siempre todo lo que llega a un pique, tiene su inevitable regreso. Ahora cada vez más, se abren salas en las que se proyectan

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba