Home / Cine / Malos, Malísimos 2. Los villanos que nos siguen atormentando

Malos, Malísimos 2. Los villanos que nos siguen atormentando

En esta edición de Malos Malísimos, continuamos con un grupo de villanos un poco desiguales a los anteriores. Jason, Freddy y Pennywise atormentaron la infancia de miles de niños que vieron sus películas a espaldas de sus padres. Pero no son menos tremendos que el siguiente grupo de infames, que aunque parecen hombres comunes, atormentarían a cualquiera, incluso a plena luz del día. ¿Qué les hace a éstos aterradores? Pues que son reales, tan reales como tú.

Nombre: Max Cady, Cabo de Miedo

Hobby: tortura psicológica, cualquier acto de violencia y vengarse de Sam Bowden

Cady es un criminal con un rencor obsesivo hacia el abogado que lo envió a prisión por violación y maltrato de una menor de edad. Mientras cumple su condena, descubre que Sam, el abogado, escondió la versión de los hechos para lograr la condena, pues todo apuntaba que la joven era una prostituta. 14 años después, Cady sale de prisión con un solo proyecto en mente: vengarse de Bowden y su familia, torturarlo psicológicamente, invadir su propiedad, asesinar a su perro, violar a su amante y acosar a su hija y esposa.

Maximilian Cady es clasificado como un psicópata violento, sádico y agresivo, capaz de ultrajar y asesinar fría y cruelmente a todo el que se le ponga enfrente sin la más mínima inquietud. El es un hombre al que no quieres hacer enojar, cruzarte por su camino ni manipular pruebas para culparlo de un crimen. No querrás hacer nada para llamar su atención, ya que si lo haces, ya  nada podrá distraerlo.

Nombre: Jack Torrance, El Resplandor

Hobby: perfeccionar su uso del hacha

Jack es un escritor que acepta un trabajo como vigilante de un inmenso y aislado hotel en las montañas de Colorado durante el invierno. Jack se muda al Overlook Hotel junto con su esposa Wendy y su hijo Danny, con la esperanza de salvar a su familia, restablecer su carrera y obtener el tiempo y privacidad que necesita para terminar de escribir. Al principio, no había nada raro en Jack, pero el aislamiento parece afectarlo más que a su familia, quien lo distrae y fastidia cada vez que intenta escribir. Conforme pasa el tiempo, Jack comienza a perder la cordura, las cosas empiezan a hartarle cada vez más, y decide que hay sólo una solución a sus problemas, acabar con ellos. De modo que consigue un hacha y persigue a su esposa e hijo por el hotel para matarlos. En este punto ya no hay ningún rastro de humanidad en Jack y nada podrá hacerlo cambiar de opinión.

Si hay una lección que podemos aprender con El Resplandor, es que un trabajo con 3 meses de encierro en un hotel aislado en las montañas, no es la mejor idea. Ahora que si ya cometiste el error de aceptarlo y piensas escribir una obra literaria, entonces tal vez deberías ir solo.

Nombre: Guy Woodhouse, El Bebé de Rosemary

Hobby: actuar y tomar el té con miembros de un culto satánico

En El Bebé de Rosemary, encontrar al verdadero villano es un tanto complicado. Entre los vecinos, Roman y Minnie Castevet, el Dr. Sapirstein, todos los amigos de los Castevet, y el diablo, parece haber muchas opciones. Sin embargo hay uno entre todos ellos el cual es totalmente inesperado. Guy Woodhouse, parece ser el esposo perfecto, con la única falla en su vida de no poder encontrar un buen trabajo como actor. Conforme pasa el tiempo, Guy está dispuesto a cualquier cosa con tal de alcanzar el estrellato. Así, Guy hace un pacto con sus vecinos y les ofrece a su esposa Rosemary, a cambio del papel; ayuda a sus satánicos vecinos a drogar a Rosemary, para que el diablo pueda convertirla en la madre de su hijo. Todavía, al nacer la criatura, miente a su mujer diciéndole que su hijo nació muerto.

En resumen Guy, el esposo perfecto, es el verdadero villano de la película, pues no lo pensó dos veces antes de ofrecer a su esposa a una secta satánica. Todavía, trató de convencerla que fue los mejor para los dos, con la maravillosa noticia de que ya ha conseguido el mejor papel de su carrera, dos comerciales de televisión y unas obras de teatro.

Estos personajes no solo son detestables, ¡son reales! Y aunque parezca mentira, no es improbable toparnos con cualquiera de ellos. Nuestras recomendaciones para evitar conflictos con cualquiera de ellos son las siguientes: a) Si estás dispuesto a inculpar a alguien de un horrible crimen, asegúrate de que la celda no sea un gimnasio equipado, b) Si tú, o tu pareja reciben una oferta de trabajo en un hotel, alejados de la civilización, lleven entretenimiento, y c) Si tú, o tu pareja reciben una oferta de subrogación de vientre, revisen la ficha de los ansiosos padres, eviten problemas.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba