Home / Cultura General / Ángel de mi Guarda…

Ángel de mi Guarda…

Quizá muchos no lo recuerden o no lo sepan pero anteriormente, obligado era decir las oraciones tradicionales, antes de meterse en la cama para descansar. Si bien, variaban de familia en familia, generalmente las de base era “Padre Nuestro”, “Ángel de la Guarda” y “Dulce Madre”.

La oración a nuestro ángel iba más o menos así:

Ángel de mi Guarda,

dulce compañía.

No me desampares,

ni de noche ni de día.

No me dejes solo,

que me perdería.

Aunque esto no es algo que se enseñe en el catecismo, la sabiduría antigua, indica que un ángel es un miembro de una corriente de evolución paralela a la nuestra y que progresa en nuestro sistema solar. En sus grados inferiores, se encuentran los espíritus de la naturaleza y en los superiores, son espíritus del trono divino.

La tradición divide a los ángeles en tres grupos. En el primero están los serafines, querubines y tronos; en el segundo, dominaciones, virtudes y potestades; en el tercero, principados, arcángeles y ángeles.

Sin embargo, Geoffrey Hodson, teósofo, ocultista, místico y gnóstico, señala también que existen ángeles de diverso grado de desenvolvimiento así como astrales, mentales y hasta llegar a los solares, cuyo campo de evolución y servicio es el sistema solar. Por encima de ellos, están los poderosos representantes de la raza angélica que actúan libremente entre sistemas.

En su obra “Thus Have I Heard” menciona que su evolución, difiere de la nuestra ya que normalmente no toman un cuerpo físico denso y por tanto, no son visibles a nuestros ojos. Los ángeles son siempre serenamente felices y poseen dominio perfecto de sí mismos. Su gran meta, es la unión con la conciencia espiritual y están siempre anhelosos de cooperar con nosotros.

Incluso, Benedicto XVI, durante la celebración de Cuaresma, invitó a rezar a los ángeles indicando que si éstos se eliminan, se quita una parte fundamental de la doctrina católica. Igualmente, Juan Pablo II afirmó en diversas ocasiones que todos los días pedía ayuda a su ángel custodio y hablaba de los ángeles en audiencias generales.

Por otro lado, Hodson revela cómo colaborar con los ángeles, indica que existen cinco pasos para recibir sus favores:

  1. Definir la acción de la que queremos su ayuda
  2. Definir el tipo de ángel que necesitamos: Existen siete tipos, a decir, son los Ángeles de Poder, de Cooperación, Guardianes, Constructores, Naturaleza, Música y Belleza
  3. Invocar todo el poder ilimitado e inagotable del Dios dentro de nuestro corazón, invocar el poder del Logos de nuestro sistema con quien estamos en relación directa y el poder de nuestra religión y su fundador, invocar el poder de los miembros de la jerarquía angélica
  4. Dirigir el poder invocado con firme voluntad, esfuerzo y concentración hacia la obra deseada
  5. Invocar mentalmente al ángel o ángeles del tipo apropiado e invitarlos a que se hagan cargo y colaboren con la obra

La fusión de las conciencias humana y angélica produce un resultado mucho mayor y más eficaz de lo que es posible cuando se trabaja por separado. Los Ángeles pueden permanecer activos, incansablemente, en una obra para curar, purificar, bendecir, proteger durante todo el proceso y tiempo que se requiera.

¿Estás listo para orar?

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba