Home / Cultura General / Altar de muertos

Altar de muertos

Por el temor de quererme
Tanto como yo te quiero,
Has preferido, primero,
Para salvarte, perderme.
Pero está mudo e inerme
Tu corazón, de tal suerte
Que si no me dejas verte
Es  por no ver en la mía
La imagen de tu agonía:
Porque mi muerte es tu muerte.

Xavier Villaurrutia

Para los seres humanos, sin importar su cultura, raza o tradiciones, la muerte es un destino inevitable, y uno de los más grandes interrogantes a los que nos enfrentamos. Cada cultura tiene una visión especial acerca de ella, acompañada de tradiciones y rituales que les caracterizan y representan; es durante el México prehispánico, cuando surge el Día de Muertos, con una serie de rituales que celebran la vida de los ancestros y el viaje que realizarían sus almas después de la muerte.

Con motivo de las fiestas recientemente celebradas, dedicamos este artículo a un análisis muy profundo para descubrir el significado de cada uno de los elementos, que parecen tan familiares, pero muchas veces, desconocidos para nosotros.

Los niveles en el altar de muertos representan la cosmovisión, el mundo material y el espiritual. Dos niveles representan el cielo y la tierra, tres niveles añaden a ésta, el concepto del inframundo o el purgatorio. Siete niveles, simbolizan los pasos necesarios para llegar al cielo y así poder descansar en paz.

Cada nivel del altar debe llevar diferentes componentes. En el primer escalón, en la parte más alta, se coloca  la imagen del difunto. El segundo nivel se reserva para las almas del purgatorio, y en el tercero se coloca la sal que simboliza la purificación del espíritu. En el cuarto, el pan, que se ofrece como alimento a las ánimas. En el quinto nivel se coloca el alimento, bebidas y frutas preferidas del difunto, y en el sexto las fotografías de las personas ya fallecidas. Por último, en el séptimo escalón se coloca una cruz formada por semillas o flores, que santifique el ritual de reencuentro entre vivos y muertos.

La imagen del difunto adorna la parte más alta del altar. Tradicionalmente se coloca de espaldas, y frente a ella se pone un espejo para que el difunto sólo pueda ver el reflejo de sus familiares de forma indirecta. Las imágenes de las ánimas del purgatorio se colocan para que, en caso de que el espíritu del muerto se encuentre en el purgatorio, se facilite su salida.

Se coloca también un arco que simboliza la entrada al mundo de los muertos. Éste se adorna con limonarias y flor de cempasúchil, al igual que la cruz. La cruz es utilizada en todos los altares, es un símbolo introducido por los evangelizadores españoles con el fin de incorporar el catecismo a una tradición tan arraigada entre los indígenas. Es el mestizaje de las tradiciones.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (1)

  • Rafael

    “…es durante el México prehispánico, cuando surge el Día de Muertos, con una serie de rituales que celebran la vida de los ancestros y el viaje que realizarían sus almas después de la muerte.”

    “Por último, en el séptimo escalón se coloca una cruz formada por semillas o flores, que santifique el ritual de reencuentro entre vivos y muertos.”

    Me imagino que esto del séptimo escalon se agrego mucho después si es que la tradición data del “Mexico Prehispanico” puesto que en ese entonces la cruz no era conocida, no habían llegado aun los españoles con el catolicismo, correcto?

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba