Home / Cultura General / Artabán, el cuarto Rey

Artabán, el cuarto Rey

 kings

“He aquí que unos magos de Oriente llegaron a Jerusalén diciendo: ¿Dónde está el recién nacido rey de los judíos?… Y he aquí que la estrella que habían visto en Oriente, iba delante de ellos, hasta posarse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella tuvieron un gozo indecible. Entraron en la casa y encontraron al niño con María su madre, e inclinándose le adoraron. Y abriendo sus tesoros, le ofrecieron oro, incienso y mirra.”

(Mateo 2, 1-12)

La historia popular que la mayoría conocemos, conecta a los Reyes Magos con el nacimiento de Jesucristo; Melchor (un anciano canoso y venerable que representa a Europa), Gaspar (un fuerte joven de cabello castaño que representa al continente Africano) y Balsatar (un hombre africano, lampiño que utiliza un turbante en lugar de corona) llegan hasta el pesebre del niño y le ofrecen oro, incienso y mirra, una manera simbolizar respectivamente, lo terrenal, lo celestial y la mortalidad.

Sin embargo, existe una leyenda que refiere a un cuarto Rey Mago; el cuento ‘El otro rey mago’ escrito por Henry van Dyke, data de 1896, y a pesar de que no es tan antiguo, es una de las referencias documentadas más conocidas en torno a esta historia.


king

La historia menciona que junto con Melchor, Gaspar y Baltasar, Artabán, el cuarto rey, había hecho planes para reunirse en un punto de la antigua Mesopotamia, en dónde se concentrarían para iniciar el viaje hacía Belén.

El cuarto rey cargaba consigo un cofre lleno de piedras preciosas que pretendía ofrecer como regalo a Jesucristo; un diamante de la isla Méroe, un rubí de Sirtes y una perla de Chipre. Pero a diferencia de sus amigos, Artabán se fue topando con diferentes personas. El primero fue un anciano quien se encontraba malherido y pidió la ayuda del rey mago, éste, en su afán de querer ayudar, decidió retrasar su camino para ayudar al anciano y ofrecerle el diamante como ayuda.

arbi

Cuando Artabán retomó su camino, pudo llegar al punto de encuentro, pero los tres reyes magos ya habían partido hacía Judea, donde no obtuvo mejor suerte, pues se encontró con la masacre de niños que había sido ordenada por el Rey Herodes. Mientras Artabán avanzaba por la horrorosa escena, se encuentra frente a un oficial romano que pretendía matar a un pequeño; a cambio de perdonar la vida del infante, Artabán le ofrece el rubí como recompensa, pero el oficial no acepta y detiene al cuarto rey para encarcelarlo.

lonelykings

Por 30 años Artabán es encarcelado y cuando por fin es libre, una noticia llega a sus oídos: Jesucristo será crucificado. Cuando llegó al monte Gólgota para impedir la crucifixión de Cristo, Artabán se encuentra con un padre llevando a rastras a su hija para venderla como esclava. Con la última piedra preciosa que tiene, el cuarto rey hace un trato y salva a la mujer, pero para ese entonces, Jesús ya había muerto.

artaban-2

Según la leyenda, Jesucristo se le presenta a Artabán y éste, afligido, le pide perdón por nunca haber llegado a adorarlo, a lo que Cristo responde: “Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste”. Incrédulo, Artabán cuestiona: “¿Cuándo hice yo esas cosas?”, y le contesta: “Lo que hiciste por tus hermanos, lo hiciste por mí”. Finalmente, Artabán muere en paz.

La historia ha tenido algunas adaptaciones, como el telefilme italiano “Il quarto ré”, de 1997, “The fourth wise man”, un telefilme de Michael Ray Rhodes y una pintura hecha por el escocés Peter Howson.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba