Home / Arte / Avant-garde

Avant-garde

avant-garde

El término francés “avant-garde” fue mencionado por primera vez en el año 1825, en el ensayo “L`artiste, le savant et l´industriel” (El artista, el científico y el industrial) de Saint Simonian Olinde Rodrigues, el ensayo habla de que los artistas funcionan como la vanguardia de la sociedad. Él deja claro que el poder del arte es el modo más inmediato y rápido para ocasionar una reforma política y social.

Una vez más las propuestas más atrevidas y fuera de lo establecido se encuentran en el arte. Es por eso que el avant-garde no se quedó solamente en los artistas, sino que también rompió barreras de pensamiento social y político.

Este rompimiento fue bastante importante por lo que permitió a muchos teóricos del arte cuestionarse sobre el poder de esta corriente artística.

El ensayista italiano, Poggioli por ejemplo, habla del avant-garde como una manera de pensamiento y actitud que recae en el individualismo dentro del arte, poesía y música en los cuales se pueden compartir ciertos ideales o valores que se manifiestan en el estilo de vida no conformista que adoptan, por lo que Poggioli ve el vanguardismo como una subcategoría del estilo de vida “bohemio”.

Otro teórico, Greenberg, usa la palabra “kitsch” como una antítesis de la cultura avant-garde, en la cual los autores de la misma buscan una independencia de la “masa”, esto cada vez es más difícil de lograr, pues el valor de la medida de ventas cada vez es mayor, y ahora la justificación para que algo sea “bueno” es el número monetario. La época del consumista es ahora.

Ahora, a pesar de los argumentativos comentarios de éstos teóricos, el término avant-garde se usa de manera equivocada para calificar y dar crédito a cine y música comercial e industrial desde los años 60.

avant-garde2

Pero nos podemos cuestionar qué tan mal usado está el término en estas situaciones ya que se podría argumentar que el propositivo avant-garde se ha implementado en un lenguaje común y cotidiano de la sociedad del presente.

Si esto fuera el caso, sería otra ocasión en la que el arte sería el antecedente de una revolución que se convirtió en reforma social y eso podría ser el difícil de definir post-modernismo y estaríamos de acuerdo con la propuesta inicial de Rodrigues en la que el arte funciona como detonador de pensamientos.

 

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba