Home / Cultura General / El Big Bang según la Cábala

El Big Bang según la Cábala

La Cábala es la tradición más antigua en el mundo del conocimiento secreto. Desde los primeros días de la creación, ésta pasó directamente de Dios a Adán, Abraham, Sara, Raquel, Moisés y otros patriarcas y matriarcas mencionados en la Biblia.

Justamente, parte del conocimiento dentro de la tradición cabalista, se encuentra el Big Bang. Al respecto, la Cábala señala que en el inicio, había una fuerza infinita de energía positiva antes de la gran explosión, una luz que no tenía principio ni final. En hebreo, la palabra usada para describir a esta energía es “Or” que significa luz.

Antes del Big Bang no había nada contrario a la luz. No había espacio, ni tiempo, ni había movimiento. La Cábala se refiere a la luz como la primera causa. Una energía dotada de una interminable e inimaginable sensación de paz, plenitud y placer, tal es la esencia de la Luz.

La Luz, esta energía positiva, tenía el deseo inmenso que era el de compartir. Sin embargo, no existía más nada que la propia luz. No había nada con quien compartir. Por tanto, la Luz creó un receptor con la capacidad de recibir todo lo que tenía para ofrecer. Y así, la tarea del receptor en su totalidad, era recibir, tal era su única tarea. Para ello fue creado.

El Receptor estaba lleno con la Luz y como el tiempo y el espacio no habían ni siquiera empezado, el Receptor estaba lleno infinitamente. Pero entonces un cambio ocurrió.

Siendo el Receptor creado por la luz, éste heredó de su creador el deseo de compartir y desear ser la causa primigenia. El deseo de compartir parecía ser muy buena para el Receptor. En realidad, el Receptor quería compartir un poco el mismo e incluso, arrojar alguna luz.

Fue entonces que el receptor tomó una decisión, su primera decisión, una decisión muy importante. Como parte de su deseo de ser la causa de su propia plenitud, el Receptor rechazó la luz. En ese momento dejó de ser simplemente un efecto y cesó de estar enteramente bajo el control de la luz.

De la misma manera que un padre amoroso se aparta para permitir que un bebé de sus primeros torpes pasos, la luz se retiró, brindando al Receptor el espacio para aprender sobre compartir y la oportunidad de ser una fuerza causal en el proceso de creación.

Hace mucho tiempo – por lo menos 15 billones de años, según la ciencia — nuestro universo explotó. Los antiguos cabalistas denominaron al evento como “la restricción” y la ciencia lo llamó “BIG BANG”. Y entonces, comenzó el tiempo.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba