Home / Cultura General / Bikini: una historia atrevida

Bikini: una historia atrevida

Una idea que para algunos fue maravillosa, para otros resultó bastante conflictiva.

En 1946, Louis Réard, un diseñador de moda francés y también ingeniero automotriz, decidió revolucionar los trajes de baño de la época, específicamente aquellos que utilizaban las mujeres.

A Louis se le ocurrió recortar los trajes de baño, dejándolos a la altura del obligo, exponiendo así el abdomen.

Se dice que la primera en usar este invento de Réard, fue una bailarina del Casino de París llamada Micheline Bernardini, quien lo utilizó en un desfile en la piscina del Hotel Melitor en París.

Réard tuvo que recurrir a una bailarina, porque ninguna modelo profesional se atrevía a usar eso. Aparentemente, se cuenta que la bailarina propuso el nombre de “bikini” porque argumentaba que iba a ser “más explosivo” que la zona de Atolón Bikini, un lugar para hacer pruebas de bombas atómicas.

Se comenzó a popularizar después de que la diva francesa Brigitte Bardot lo usó glamurosamente en unas vacaciones en Saint-Tropez y Cannes.

También fue utilizado por actrices como Marilyn Monroe y Jane Fonda en la época. Aunque Francia aceptó sin problemas el uso de esta prenda, considerada como un sinónimo de libertad, otras naciones más católicas e incluso, Estados Unidos, prohibieron su uso hasta varios años después, cuando llegó a formar parte básica de su indumentaria.

Hollywood rompió las reglas, dándole popularidad a su uso en el cine en los cincuentas. Pero, por ejemplo, en Argentina, se permitió usar bikinis hasta 1957.

A pesar de la censura, se dice que los bikinis del diseñador original eran los más caros, ya que aunque era poca tela la que estaba en venta, éstas costaban un tercio del salario mínimo en Francia.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba