Home / Cultura General / Bólido de Cheliábinsk

Bólido de Cheliábinsk

cheliabinsk

El bólido de Cheliábinsk fue un meteorito que se estrelló en el corazón de la Federación Rusa en la ciudad del mismo nombre, la mañana del 15 de febrero de 2013.

El meteoro sorprendió a todos cayendo al suelo con un peso de 4000 a 6000 kilogramos, esto ocasionó un sonido tan potente que sus ondas se registraron en todo el mundo. El sonido superó 55 veces más la velocidad del sonido.

La energía que desprendió este meteoro fue de unos 500 kilotones, 30 veces mayor que la bomba atómica de Hiroshima y explotó a unos 20,000 metros de altura.

Lo que diferenció a este meteoro de otros que caen es que explotó entre los 5 y 15 km de altura, cuando normalmente se queman a 30 o 50 km de altura.

Cuando cayó las personas que lo percibieron pensaron que era un accidente aéreo, otros pensaron que era una lluvia de meteoritos sobre los montes Urales y algunos otros pensaron que era un ataque de los Estados Unidos.

Como siempre las suposiciones comenzaron a abundar, estaba muy presente la predicción del asteroide 2012 DA14 que iba a pasar cerca de la Tierra ese mismo día en la noche, pero no existe ninguna prueba que compruebe la relación de estos dos sucesos verídica.

Muchos recordaron el precedente más memorable que había ocurrido 105 años antes, durante el reinado del zar Nicolás II en la Rusia Imperial, cuando otro meteorito cayó llamado bólido de Tunguska del cual había diversas hipótesis ya que no se han encontrado restos del mismo.

Los heridos que hubo a partir de la caída del bólido de Cheliábinsk fueron a causa de cristales rotos debido a la onda expansiva de sonido que provocó el destrozo de ventanas, cristales y daños materiales.

Varias personas fueron testigos del fuerte resplandor de objetos llameantes en el cielo.

El evento llamó la atención de algunas personas que pudieron grabar la trayectoria del asterioide.

La Federación Rusa propuso diferentes planes como la instalación de telescopios en lugares estratégicos para prevenir caídas futuras que puedan hacer más daños.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev declaró con la humildad que merecía la situación, la vulnerabilidad del planeta y propuso las pocas herramientas que tiene el hombre para protegerse de eventos futuros.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (2)

  • SERGIO RUIZ CALVILLO.

    Sin pecar de pesimista cualquier día podría aparecer un cometa, meteoro, asteroide, o basura estelar y destruir la civilización que nos ha llevado mínimo 50,000 años en lograr, si destruyo casi la vida cuando desaparecieron los dinosauros por que no ahora, no somos nada y somos infinitamente vulnerables.

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba