Home / Cultura General / Cascos Azules

Cascos Azules

cascoEl 24 de octubre de 1945, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, fue fundada la Organización de las Naciones Unidas, con la finalidad de facilitar la cooperación entre las naciones y la firme misión de defender la paz, la seguridad y sobre todas las cosas, los derechos de los seres humanos.

Cada año se reúnen los 193 estados miembros para deliberar sobre temas de derecho, desarrollo económico y social y asuntos humanitarios. En 1948 el Consejo de Seguridad, uno de los principales organismos de la ONU, se reunió para abogar por la creación de una fuerza que interviniese como observador, para facilitar el cese de hostilidades entre Egipto e Israel.

Así se fundaron las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas, encargados de mantener la paz en áreas de conflicto, monitorear y brindar asistencia durante los procesos de paz. Estas fuerzas, son conocidas como los Cascos Azules y tienen las siguientes misiones: supervisar el cumplimiento de alto al fuego, desarmar e inmovilizar a los combatientes, proteger a la población civil, brindar alimentos y medicinas, mantener el orden y el cumplimiento de la ley, entrenamiento de policías locales, eliminación de minas y bombas, velación de la seguridad del mundo y apoyo a la solución de conflictos entre países y entre comunidades.

Los Cascos Azules están formados por soldados voluntarios de los estados miembros y son enviados a distintas regiones de conflicto para representar a las Naciones Unidas y cumplir con los objetivos de paz. Sin embargo la autoridad para enviar o retirar a estos soldados queda en manos del gobierno que los suministra a las fuerzas de la ONU, y no a la organización.

Aunque la autoridad sobre los Cascos Azules corresponde a su gobierno, es el Consejo de Seguridad de la ONU quien asigna las misiones. 9 de los 15 estados miembros del consejo deben votar a favor y los 5 estados permanentes, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Estados Unidos, deben votar a favor; si alguno de ellos vota en contra, la propuesta de misión fracasa.

Los Cascos Azules tienen una función clara y objetiva que deben cumplir para defender a la población que se ve afectada por un conflicto en donde se amenazan los derechos más básicos de todo ser humano. Pero en varias ocasiones estos no se han cumplido, y los soldados han sido acusado y criticados por no defender los derechos humanos.

Entre los casos más criticados se encuentran el de Ruanda y el de Haití:

En 1994 comenzó en Ruanda un conflicto racial que llevó a uno de los genocidios más sangrientos de la historia. En sólo 100 días se cometieron alrededor de 800,000 asesinatos; las tropas de extermino de la etnia Hutu recorrieron las calles asesinando a todos los hombres, mujeres y niños Tutsi que encontraban en su camino, mientras los Cascos Azules se mantenían como simples observadores que facilitaban la salida de los ciudadanos extranjeros.

Un ejemplo más reciente es el caso de Haití, en donde la población acusó a los integrantes de los Cascos por abuso y explotación sexual. La situación se repitió después del terremoto cuando cientos de haitianos salieron a las calles armados con piedras y palos, para exigir la salida de las tropas de la ONU, a quienes culpaban de la epidemia de cólera y de haber causado la muerte de un poco más de 1000 personas.

También en 2007 se expulsaron a 100 soldados del territorio de Sri Lanka, acusados de incitar a la prostitución, pues aseguraban que éstos pagaban un dólar a niñas menores de edad por servicios sexuales.

Como éstos ha habido muchos cuestionamientos. Pero si bien han sido criticados duramente, en la mayoría de sus misiones los Cascos Azules han cumplido con su deber y ayudado a mantener la paz y defender a la población. Hoy en día hay desplegados en las diferentes misiones de paz, más de 120.000 efectivos entre militares, policías y civiles.

Con cada misión que se realiza, se espera que sea la última, el día en que los Cascos ya no sean necesarios y las naciones puedan mantener la paz y el orden sin afectar a la población ni desestimar los derechos humanos. Sólo el tiempo dirá si los Cascos Azules son necesarios, o las naciones podemos intentar convivir en paz.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba