Home / Cultura General / Casos de cuerpos que arden espontáneamente hasta convertirse en cenizas

Casos de cuerpos que arden espontáneamente hasta convertirse en cenizas

combustión espontánea

Existe una hipótesis que afirma que el cuerpo humano puede arder -repentinamente-  hasta convertirse en un montón de cenizas, sin ninguna causa aparente. A esto se le llama combustión espontánea.

Según testimonios de científicos, afirman que el fuego es muy intenso y aparece de forma localizada, destruyendo el cuerpo de manera total o parcial, quedando únicamente restos de cenizas grisáceas. El fenómeno ocurre tan velozmente que la víctima no tiene posibilidad de pedir o recibir ayuda.

combustión espontánea2

El primer registro histórico de un caso de tal naturaleza data de 1673, en París, donde un ciudadano fue “reducido a una pila de cenizas y algunos huesos calcinados”, según cita Garth Haslam en su libro Spontaneous Human Combustion: Brief Reports in Chronological Order.

Sin embargo, el caso histórico más famoso fue el de la condesa Cornelia Di Bandi de Cesena, en 1731. La doncella de la condesa encontró los restos de ésta en el piso de su dormitorio. Según su versión, Cornelia fue reducida a una pila de cenizas grasientas y malolientes, pero sus piernas y brazos estaban casi intactos. El caso logró notoriedad debido a que Charles Dickens lo citó y los elementos, se repitieron una y otra vez en diferentes casos.

La combustión espontánea no es un suceso natural comprobado, pero muchas teorías han intentado explicar su existencia y cómo puede ocurrir.

combustión espontánea3

Hoy en día, a pesar de que la hipótesis no ha sido comprobada, siguen saliendo a la luz testimonios de científicos que lo creen posible, incluso asegurando que desde el siglo XVIII han registrado hasta 200 casos de este fenómeno alrededor del mundo.

Aunque sin pruebas, simplemente nos muestra lo sencillo que resulta crear una fábula “paranormal”. Únicamente basta con falsear y omitir algunos datos para exagerar e interpretar sesgadamente otros.

Citando a Mulder de los Expedientes X, “la verdad está afuera”, pero muchas veces resulta más cómodo inventarse una que molestarse en buscarla.

 

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba