Celos

Así como el amor, la alegría, la tristeza y el enojo; los celos son una de las emociones que entre otras tantas han acompañado al ser humano. Todas las emociones cumplen con la función de expresar nuestros sentimientos. Al hablar específicamente de los celos, estos tienen que ver con la necesidad de sentirse seguro.

Los celos manifiestan una reacción natural de ansiedad ante una posible pérdida de la persona amada, lo que determina si los celos son patológicos o no es la intensidad de estos por un lado, y por otro, si existe o no una causa real que represente una posible amenaza de pérdida del ser amado. Los celos son una muestra de desconfianza y de sospecha.

Cuando nos mostramos celosos experimentamos sensaciones inherentes a nuestra condición  humana y, a la vez, manifestamos un comportamiento adquirido y heredado de nuestra cultura, forma de vida e historia personal.

Los celos están estrechamente ligados con el autoestima y la intensidad de éstos tiene que ver con qué tan seguro se siente uno de sí mismo. Cuando la persona se siente vulnerable y tiene poco amor propio es más factible que se sienta más celosa. Los celos son la expresión abierta del temor a que la persona a quien amamos prefiera a otra.

Los celos cuando son desmesurados suelen ser un sentimiento confuso y paralizador que puede llegar a fragmentar una relación hacerle daño a la persona amada y al mismo tiempo a uno mismo.

En general los celos y su intensidad no tienen que ver con una cuestión de género, los sentimientos son universales, y el sentir o no celos intensos tiene que ver con la historia personal, por ende, la capacidad de confiar en el otro, seas hombre o mujer. En lo que sí podemos encontrar cierta diferencia es en la forma en la que este sentimiento se expresa. Los hombres son más agresivos y de alguna forma más directos y controladores cuando se sienten celosos; a diferencia de las mujeres, quienes suelen ser más sutiles y verbales, esto quizá debido a la cultura y roles de género.

Cuando hay celos enfermizos en una relación esta tiende a irse afectando y complicando, ya que los celos excesivos son una clara expresión de desconfianza, siendo la confianza uno de los pilares principales que sostienen una relación.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba