Home / Cultura General / El culto a la muerte

El culto a la muerte

fvfgf

En muchas partes del mundo el tema de la muerte genera una respuesta ambivalente, pues se divide entre lo sacro y lo profano. Existen diversas festividades, rituales y creencias alrededor del planeta cuyo tema central es la muerte, para muchos expertos en comportamiento humano se trata de una forma de pensamiento prelógico, que busca explicaciones “mágicas” para aquellos fenómenos que no se terminan de entender.

Algo seguro es que el tema de la muerte siempre invita a reflexionar, desde el punto en que sea visto. Por ejemplo, las culturas prehispánicas en México compartían una misma idea acerca de la existencia de una entidad inmortal con capacidad para dotar de consciencia al ser humano, quien después de morir trascendía de forma espiritual a otro plano, donde ya no tendría cuerpo físico pero sí consciencia.

skul1

La celebración del Día de Muertos en México es ya una tradición milenaria que distingue a los mexicanos con el resto del mundo. Sus orígenes datan de los tiempos aztecas, quienes rendían culto a la muerte para celebrar la vida, dicha celebración comenzaba la última semana de octubre y finalizaba los primeros días de noviembre.

skul2

Según las historias y anécdotas que han pasado de generación en generación, las ánimas llegaban puntuales a las 12 horas de cada día que duraba la fiesta, siendo éste el orden más generalizado:

28 de octubre

Se recuerda a las personas que murieron a causa de accidentes y que nunca pudieron llegar a su destino, al igual que aquellos que tuvieron una muerte repentina y violenta.

29 de octubre

Se recuerda a los ahogados.

30 de octubre

A las ánimas que han sido olvidadas o que no tienen familiares que las recuerden, como por ejemplo, los huérfanos.

31 de octubre

Aquellos que nunca nacieron o no recibieron el bautizo, que también se les conoce como “limbos”.

1 de noviembre

A los “angelitos” o niños.

2 de noviembre

Se recuerda a los muertos adultos.

Sin embargo, en términos generales nos apegamos más a las tradiciones de la Iglesia Católica, quienes señalan que los días para honrar a nuestros muertos son el 1 y 2 de noviembre, día de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, respectivamente.

skul3

Para los mexicas no existían los contextos morales de infierno y cielo como en la religión católica, ellos creían que los muertos llegaban al Mictlán, aunque no era el único destino que se podía alcanzar. También existía el Tonatiuhichan, que era el lugar a donde llegaban los muertos en guerras; en el Tlalocán llegaban las personas que fallecían por causa de enfermedades, rayos o agua, y por último estaba el Tonacacuauhtitlan, donde llegaban los niños que no habían podido probar el maíz, un símbolo de la tierra que representaba el acercamiento con la muerte.

skul4

Todas estas tradiciones y creencias se fueron olvidando con la llegada de los conquistadores, que trajeron consigo otra corriente de pensamiento en torno al tema de la muerte, mayormente asociada con el terror que suponía el infierno cristiano. Durante la evangelización los conquistadores tuvieron que ceder un poco ante las creencias de los nativos, esta homologación dio origen a la celebración del Día de los Muertos que todos conocemos actualmente.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba