Home / Cultura General / El ascensor

El ascensor

ascensor

Existen dos momentos claves en la historia del elevador, uno en la civilización del Egipto faraónico y otro en la civilización helénica.

El primero ocurrió en el año 1500 a. C. y fue en la época faraónica con la necesidad de mecanismos de rampas y cuerdas para mover bloques de piedra para la construcción de pirámides.

El segundo suceso importante fue el de Arquímides de Siracusa, uno de los científicos más importantes de la antigüedad clásica, entre sus inventos más influyentes fueron la polea compuesta y el tornillo.

Su tornillo es uno que gira dentro de un cilindro hueco, sobre un plano elevado que permite elevar el agua que está por debajo.  Arquímides de Siracusa construyó el primer ascensor que funcionaba con cuerdas y poleas y fue instalado en el Coliseo Romano en el año 80 d. C. para que los gladiadores y fieras pudieran acceder a la arena. Poco a poco se fueron incorporando otros elementos de tracción y elevación, pero eran movidos con la fuerza humana o animal.

Fue hasta 1835 que la evolución de elevador cambió con la invención de la máquina de vapor. A partir de la necesidad de las fábricas inglesas de la Revolución Industrial para levantar cargas de gran tonelaje.

Solamente diez años más tarde, William Thompson utilizó la energía hidráulica para elevar grandes pesos, método que se sigue utilizando actualmente.

El siguiente paso y el más recordado es el del estadounidense Elisha Graves Otis, pues ideó un mecanismo que agregaba seguridad al mecanismo. Si una cuerda se rompía, el ascensor frenaba y evitaba la caída. Después de una exposición en Nueva York del método “seguro” Otis comenzó a vender ascensores para la vida moderna.

Más tarde, Werner von Siemens introdujo el motor eléctrico, momento en el que  había un oficio de elevadorista, un empleo que sólo fue vigente 50 años, pues en 1925 se incorporaron las memorias por lo que ahora sólo se usa al elevadorista con un sentido meramente estético.

Una de las aportaciones más importantes del elevador fue en la arquitectura, pues a partir de este instrumento se pudo construir rascacielos y edificios altos funcionales.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba