Home / Cultura General / El circo y su historia

El circo y su historia

circo

Algo tiene la tradición del circo que trae consigo un tono de misterio, pues se dice que de los lugares más “felices”, se puede encontrar en el backstage lo más tétrico.

La historia del circo se remite a la tradición griega y romana. La palabra circo deriva de la latinización del griego “Kirkos” que significa “círculo” o “anillo”. Los romanos fueron los primeros en usar esta palabra para nombrar actividades de entretenimiento y espectáculos públicos. Éstos espectáculos romanos tenían características distintas a lo que conocemos hoy, pues el circo romano organizaba duelos de vida o muerte entre contrincantes.

Estos circos tenían en común que eran itinerantes, o sea, que llevaban su acto de un lugar a otro. En Grecia, ir al circo era una de las actividades más populares de la época. Pues cuando se enteraban que llegaba un acto al pueblo, la gente se conmocionaba ya que dentro de ellos se combinaban recreaciones como el teatro, la danza y el malabarismo. Con el paso de los años, fueron incluyendo a algunos animales dentro de las rutinas.

En las antiguas civilizaciones la gente tomaba estas expresiones artísticas como motivo de reunión, siempre había actos que sorprendían a la gente de sobremanera, rayando en ese límite de lo mágico y sobrenatural, un show fantástico en el sentido literal de la palabra.

En el año 1768 el inglés Philip Astley, un hombre muy alto con una voz que hizo historia, tuvo la idea de incorporar rutinas ecuestres y payasos en sus actos. Él era un gran admirador del entretenimiento, por lo que observó todo lo que era el teatro en Londres en esa época y decidió hacer un show con lo que más atraía a la populación en general. Esto marcó una pauta en la historia del circo. Pues, este estilo de circo comenzó a tener competencia e incluso llegó a París y a Italia. Durante las guerras y las crisis hubo una decadencia en el circo.

En el siglo XIX, el primer circo cruzó el Océano y llegó a Estados Unidos. El equilibrista británico Thomas Taplin Cooke llegó con su banda a Nueva York y en pocos años, su compañía se convirtió en un circo de gran familia.

El concepto de la familia circense es uno que existe desde sus inicios por el hecho de ser un acto itinerante. Los dedicados a su acto dejan todo atrás para pertenecer a la familia del circo. El circo se vuelve su mundo y la icónica carpa, su casa.

A lo largo de la historia se han ido agregando diferentes aportaciones por la llegada de nuevas tecnologías. Una de los grandes pasos que dio el circo y que alejó al mismo de su origen histórico es el Cirque du Soleil. Pero en otra ocasión hablaremos a fondo de este estilo de circo. Por ahora, nos quedaremos con esa idea de circo de carpa con el maestro de ceremonia, los intermedios de humor y la coordinación de la música en los diferentes actos.

A continuación les dejamos un video del Circo acrobático de Pequim:

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Comentarios (3)

  • Hugo

    Pues, no creo que algunos o la mayoría de circos haya cambiado su tradición de “muerte de unos a costa de diversión de otros. El hecho que se sigan usando animales para entretener “humanos” no me parece ni me parecerá algo ético ni justo. Al igual que las corridas de toros, me parece el espectáculo mas denigrante e inhumano que en nuestra sociedad “modernizada” sigue teniendo cabida. El hecho de ver un sinnúmero de especies en peligro de extinción exhibidas y maltratadas cruelmente, me parece de verdad aberrante. Me avergüenza y me aterra pensar que hay aun personas que viven a expensas del dolor de otros seres vivos. Y pensar que se escandalizan de los campos de concentración y otras barbaries históricas, siendo que seguimos la misma tradición y costumbres de algunos espectáculos del circo romano.

    Responder
  • ArgentOunce

    @Hugo

    Ves mucho facebook de animalitos maltratados.

    El artículo de hecho ni menciona los animales.

    Por favor deja de ser un típico caso de activismo de moda.

    Responder

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba