Home / Cultura General / El diamante Hope y su maldición

El diamante Hope y su maldición

hope

La historia del diamante Hope es un magnífico recorrido por la historia universal. El diamante se descubrió en la mina Kollur, ubicada en Golconda, India. La forma de éste en ese entonces era triangular y tenía un peso de 115 quilates, el diamante estaba ubicado en un templo que se construyó en honor a la diosa hindú Sita y todo se hizo interesante a partir del momento en que éste fue robado, pues se dice que todo el que posee el diamante vive con una maldición.

Su primer poseedor fue Tavernier en 1661, un francés mercenario que después de vender la joya a Luis XIV de Francia cayó en quiebra y se encontró muerto de frío. En 1691, la amante del rey, Montespan le exigió que le regalara el diamante y poco después murió olvidada en 1707.

Años después la maldición se pasó a María Antonieta la que decidió, en una de sus terquedades portar el diamante y posteriormente murió en la guillotina junto con su esposo.

Durante la revolución francesa, el diamante fue robado, y cortado en dos. Una parte la compró Carlos Federico Guillermo que más tarde cayó en quiebra y la segunda la conservó el holandés Wilhem Fals, al que se le murió un hijo suicidado.

El rumor de estas desgracias hizo que se vendiera el diamante a David Eliason, el cual se deshizo rápido de la misma vendiéndolo al rey Jorge IV de Inglaterra, del cual se atribuye su muerte al uso del diamante que estaba incrustado en su corona.

El príncipe Iván Kanitowski obsequió el diamante a una vedette que fue asesinada días después.

A partir de entonces la maldición del diamante Hope se ha vuelto legendaria. En 1824 el diamante volvió a aparecer en el contexto histórico y formó parte de las joyas de Henry Phillip Hope, un mercenario que era dueño de los bancos Hope & Co. En 1901, Hope vendió la joya y se dice que su maldición fue su divorcio. En 1949, el comerciante estadounidense, Henry Winston compró la joya y lo exhibió en su “Corte de Joyas”, una colección de gemas expuesta en diferentes museos e institutos de Estados Unidos. Ahora el diamante Hope se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba