Home / Cultura General / El gran diluvio

El gran diluvio

Todas culturas cuentan diferentes mitos apocalípticos que representan un nuevo inicio en la sociedad y el mundo. En algunos textos antiguos se puede notar la repetición del diluvio como un evento absoluto en el mundo que marca una pauta sobre quién tiene el poder demostrando lo pasajero es el hombre.

Vamos a notar algunas semejanzas entre diferentes mitos creados en diferentes momentos históricos y en diferentes espacios sociales. En todos los textos presentados a continuación, el diluvio es una pauta entre un antes y un después.

En el Génesis, al igual que en el Corán, la causa del diluvio es la corrupción, la falta de fe y la maldad de los seres humanos. “Y vio el Eterno que era grande la maldad del hombre en la tierra y que todo pensamiento de su corazón constantemente alentaba designios malignos” (Génesis.VI.5.) En el Corán se maneja el diluvio como un ejemplo de fe, una advertencia para quienes no eligieran creer en Alah.

Otro aspecto que se repite es el supuesto “héroe”, Utnapíshtim en el Gilgamesh y Noé en la Biblia representan al ser vivo dotado de poderes para salvarse.  Utnapíshtim es este hombre que construye un arca de siete pisos con nueve compartimientos. En el caso de los sumerios, el arca se llena de plata, oro, semillas de vida, su familia, su esposa, rebaños, manadas de la estepa y artesanos.

Además, la descripción que se hace del diluvio es similar, en ambos textos la situación es caótica e incontenible: “… Se rompieron todas las fuentes del gran abismo, abriéndose las aberturas del cielo.” (Génesis VII.11). Sin embargo, mientras que en el Génesis se menciona que la duración del diluvio fue de 40 días y 40 noches (Génesis.VII.17), en el poema de Gilgamesh se establece que el séptimo día se aplacó la tempestad. (Gilgamesh.XI.125)

Los mayas creían que antes de la fundación del mundo actual ocurrió un gigantesco diluvio, en el cual fue decapitado un cocodrilo ancestral y posteriormente se levantaron cuatro gigantescos árboles para “sostener el cielo que se había caído.”

El diluvio simbólicamente viene para generar cambios, para borrar lo que es considerado como malo, profano, corrupto o viejo y traer la fertilidad, la bondad y el inicio de algo nuevo que sea puro y virgen.

El simbolismo del agua tiene que ver con esto, pues trae consigo la destrucción, pero también la vida, que se puede intuir que los pueblos de la antigüedad pensaron en el diluvio para identificar el fin de una era y el inicio de otra.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba