Home / Cultura General / El lenguaje de las guerras

El lenguaje de las guerras

guerra

En los orígenes del lenguaje las palabras tenían una relación directa con su significado. Se utilizaban palabras prácticas como “animal”, “comer”, “árbol” y “agua”. Esto le daba cierto poder al lenguaje, se creía que el nombrar podía hacer un cambio en el universo. De ahí viene la idea de que los rezos de las culturas cuya raíz era oral, tienen un poder, como lo es la religión hindú o la judía en las cuales las palabras están relacionadas directamente con la acción que nombran.

Poco a poco el lenguaje se fue complejizando al introducir conceptos abstractos como “amor”, “verdad” y nuestro mundo perceptivo cambió.

En la última mitad del siglo pasado se discutió filosóficamente sobre la importancia que tiene el lenguaje en nuestra manera de entender la realidad. Wittgenstein decía que las posibilidades de comprensión del mundo están delimitadas al uso del lenguaje de cada usuario.

Más cercano al tiempo presente, los neurocientíficos le han prestado atención al fenómeno que ocurre con las neuronas cuando alguien escucha una historia y descubrieron que la recepción de la misma es igual que vivirla. La respuesta del poder de la narrativa.

Ahora se ha decidido usar esto como una herramienta. En la DARPA, (Defense Advanced Research Projects Agency) la misma agencia que descubrió el Internet en E.U.A., se dio cuenta que los sentimientos están basados en narrativas previamente escuchadas y que al modificar las historias se pueden crear distintas empatías. Es por esto que quieren aportar una “estrategia de contra-narrativa” y evitar ataques terroristas basados en creencias basadas en lenguaje.

Al cambiar las historias que nos cuentan de pequeños, se puede modificar por completo una visión existencial.

Estos recientes descubrimientos comprueban la importancia del lenguaje en nuestra existencia. A muchos les parece que esto simplifica la vida y relativiza todo, pero no podemos negar la importancia que tiene el lenguaje, pues éste nos permite pensar y por lo tanto, actuar.

Para los soñadores de la paz, aquí se propone una nueva opción: cambiar la manera de comunicarnos y encontrar una narrativa sin odio.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba