Home / Cultura General / El poder de la fuerza de voluntad

El poder de la fuerza de voluntad

voluntad

En varios estudios científicos y psicológicos se ha descubierto una relación directa entre la fuerza de voluntad en el hombre y la glucosa que consume. En estos estudios se ha comprobado que las personas con poca glucosa en el cuerpo tienden a tomar decisiones precipitadas basadas en estímulos primarios. Uno de estos estudios estuvo relacionado con niños que no les habían dado de desayunar antes de ir a la escuela, éstos pusieron menos atención y se portaron peor, diferencia que se dejó de notar después del almuerzo dónde la clase completa ya había obtenido su dosis de glucosa. Esto se relacionó directamente con la criminalidad en menores.

También se ha comprobado que después de muchas decisiones tomadas, es más fácil perder el autocontrol. De hecho, algunos abogados utilizan la frase “Justice is what the judge had for breakfast” (“La justicia es lo que el juez desayunó”.)

Asimismo se habla de cuando el sistema inmunológico está trabajando para combatir alguna enfermedad, el cuerpo pierde su autocontrol ya que toda la energía del mismo está enfocada en mejorarse, por eso no es recomendable tomar decisiones importantes cuando uno no se siente al máximo.

En una publicación titulada Self-Control is the Key to Success de Jon Tierney y Roy Baumeister se tratan todos estos temas y se proponen diferentes métodos para trabajar con la fuerza de voluntad, pues ellos creen que haciendo ciertos ejercicios puedes mejorar tu autocontrol.

Por ejemplo, han comprobado que las personas religiosas tienen más fuerza de voluntad que los que no, pues están acostumbrados a hacer cosas en un tiempo determinado, como rezar, asistir a la iglesia o meditar.

Comúnmente relacionamos a las dietas como la máxima prueba de fuerza de voluntad, pero lo más complicado es que la falta de glucosa es lo que más ocasiona la falta de autocontrol. Por eso los autores del libro recomiendan tener metas claras para todos los propósitos que incluyan tener una buena fuerza de voluntad. Por ejemplo si quieres perder peso es bueno pesarse todos los días. Si te interesa ahorrar, te recomiendan contar tu dinero seguido. De esa manera, nunca pensarás que estás haciendo mejor de lo que en realidad estás haciendo.

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba