Home / Cultura General / El primer zombie

El primer zombie

living dead

Foto: Night of the Living Dead, del director George Romero.

 

Antes de George Romero y la serie televisiva “The Walking Dead”, ya existía un mito alrededor de seres putrefactos atrapados en el limbo de la vida y la muerte. Personas que una vez muertas y enterradas volvían a caminar de nuevo en el mundo de los vivos, una habilidad que le fue asociada a la gracia de magos negros o “Bokor”, como se les conoce en Haití.

Cuando hablamos de zombies, justamente tenemos que remontarnos a las raíces africanas de Haití y esto va muy justificado, puesto que es el único país donde el código penal prohíbe y castiga la “zombificación”. El artículo 246 del Código Penal de Haití hace mención a que la inducción de un estado letárgico similar a la muerte, causado por envenenamiento o empleo de sustancias es considerado como intento de asesinato, al igual que si esta persona es enterrada y después exhumada con vida.

Se dice que el origen de estas prácticas en Haití y en sus vecinos caribeños, fueron traídas por los esclavos africanos que llegaron en la época colonial, sin embargo, la “especialización” en este tipo de lobotomía con magia negra, aún resulta incierta.

Lo primeros rastros de información documentada se remontan a principios del Siglo XIX, con la publicación de “La Isla Mágica”, del autor William Seabrook. En su obra afirmaba haber experimentado de primera vista a los muertos vivientes trabajar en los campos de caña de azúcar.

magic island

Saltando varios años, en 1985 llegaba el libro The Serpent and the Rainbow, de Wade Davis, un etnobotánico canadiense que logró recopilar un trabajo con fundamentos contundentes sobre el fenómeno zombie. En su obra se dieron a conocer casos muy famosos de muertos vivientes, como el de Clairvius Narcisse y las drogas que usaron los bokors para conseguir ese estado cataléptico en sus víctimas.

La historia de Narcisse se remonta a 1980, cuando un hombre apareció en una zona rural de Haití diciendo llamarse Clairvius Narcisse y relatando que había muerto en Deschapelles, Haití, el 2 de Mayo de 1962. Dijo que durante su supuesta muerte, estuvo consciente pero su cuerpo estaba paralizado debido a la droga que le había suministrado el sacerdote que ofició el ritual para convertirlo en zombie. Cuando la familia de Narcisse asistió al lugar y le hicieron preguntas sobre su vida, las respuestas tan certeras asombraron a los familiares y doctores, quienes vieron este suceso como una prueba potencial de la existencia de los zombies.

zombies

Wade Davis realizó varios viajes a Haití buscando ayudar a fundamentar la teoría del Dr. Nathan S. Kline, quien tenía la creencia de que una droga era la responsable de las experiencias de Narcisse.

Davis encontró que los haitianos creían que el origen de los zombies provenía de la magia de un sacerdote, según la tradición local, el sacerdote obtenía el alma de la víctima. Durante los estudios de Davis, halló que los sacerdotes elaboraban un polvo hecho a base de animales y plantas. Se recogieron ocho muestras en diferentes regiones de Haití. Davis reconoció que si bien, las substancias no eran las mismas, en su mayoría tenían cuatro ingredientes en común: Una especie de sapo (Bufo marinus), que puede producir múltiples sustancias; una o más especies de pez globo, que por lo general contiene una neurotoxina mortal; una rana Hyla, restos humanos, además de otras plantas y animales como lagartijas y arañas.

Lo que más intrigó a Davis fue el uso del pez globo, dado que la neurotoxina que producen (tetrodotoxina) causa parálisis y la muerte de las víctimas que tienen la mala suerte de encontrarse con el pez, sin embargo, éstos suelen estar conscientes hasta unos momentos antes de su muerte. La parálisis impide reaccionar a los estímulos, justo como Narccisse describió su muerte.

De acuerdo con la teoría de Wade Davis, la droga que era en forma de polvo, era aplicada de forma tópica, agrietando e irritando la piel de la víctima. La tetrodotoxina pasaba al torrente sanguíneo, causando parálisis y la muerte aparente. Posteriormente, la familia enterraría a la víctima y el sacerdote exhumaría el cuerpo de la tumba consiguiendo así, un esclavo para llevar a cabo las tareas que éste deseara.

A pesar de que construyó una teoría robusta, no existe ni existió evidencia certera que pudiera respaldar que la combinación de tales sustancias diera como resultado una droga con esos efectos.

El muerto viviente que come cerebros y tiene predilección por la carne humana, no es más que una deformación del folklor haitiano, así que podemos estar tranquilos de que el día de mañana no tendremos que enfrentarnos a ningún ejército zombie.

(En caso de equivocarnos, siempre es bueno recordar que en una invasión zombie, ¡debes correr, apuntar a la cabeza y buscar lugares altos!).

zombies2

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba