Home / Cultura General / El Universo según la mitología nórdica

El Universo según la mitología nórdica

Cuenta la mitología que al inicio no había nada más que un abismo, un vacío llamado Ginnungagap. El hogar del hielo y la niebla se extendía al norte en tanto que al sur centelleaban las llamas del fuego. Al centro brotaba la fuente de todas las aguas y de este manantial surgió una espuma venenosa que se esparció para finalmente solidificarse. Hielo y escarcha, chispas y gases brotaban de este lugar.

mitología nórdica2

De las gotas fermentadas surgió la imagen de un hombre. Ymir era una criatura maligna, un gigante que vivía acompañado de una vaca llamada Audhumla de la cual se alimentaba. Un buen día mientras el animal buscaba alimento, lamió las peñas de hielo y de ahí surgió el cuerpo de un hombre llamado Buri de bello semblante, alto y fuerte.

Buri engendró a Bor quien a su vez tuvo tres hijos: Odín, Vili y Vé. Los tres hermanos urdieron un plan para matar al gigante ya que no había suficiente espacio para todos. Los hijos de Bor golpearon la cabeza de Ymir ocupando su cuerpo muerto para crear el mundo de los humanos.

La carne del gigante constituyó la Tierra, de la sangre derramada surgieron lagos y mares. Sus huesos conformaron grandes piedras y montañas, de sus cabellos nacieron los primeras árboles y finalmente, con su cráneo se fabricaron el cielo y las hermosas estrellas.

Así de poderoso era Odín, pero incluso él no pudo construir el cosmos de la nada.

mitología nórdica1

Recibe lo mejor de Un día más Culto en tu mail
Suscríbete a nuestro newsletter y recibe nuestro mejor contenido

Dejar un comentario

Desplazar hacia arriba